Varadero Cuba. Foto: Wilier / Shutterstock.com

Algunos medios oficialistas cubanos dieron a conocer que a partir de la próxima semana, será limitado el acceso a la península de Hicacos, quedando de esta manera prohibido bañarse en las playas de Varadero, informa CubaNet.


La medida fue implementada por el Consejo de Defensa de la provincia de Matanzas (CDP) y aprobada por las máximas autoridades cubanas, como parte de los esfuerzos para «evitar la propagación de la COVID-19«.

Podrán acceder al balneario solamente los trabajadores del turismo que laboran para acondicionar los hoteles, y los constructores que ejecutan los proyectos que han venido desarrollándose allí, pese a la crisis sanitaria, explicó Mario Sabines Lorenzo, vicepresidente del (CDP).

Según el vicepresidente del (CDP), «es prudente ordenar la entrada a la Península para evitar riesgos y aprovechar el tiempo que no cuentan con turismo nacional ni extranjero para poner a punto todas las instalaciones hoteleras y extrahoteleras del balneario».

Actualmente Varadero no cuenta con actividades recreativas ni comerciales, se trabaja en mejorar las instalaciones del polo turístico para cuando el Gobierno «decida entrar en otra fase».

«Todo el que trabaja o tiene funciones que realizar en Varadero o reside allí no tendrá problemas para acceder, Además, se adecúan los servicios básicos y la adquisición de productos para sus cerca de 6000 habitantes, y realizan los ajustes correspondientes con las cadenas de tiendas Caribe y Cimex para reforzar los suministros y puntos de venta en las localidades de Santa Marta y Boca de Camarioca, cercanas a Varadero», detalló Sabines Lorenzo.


Asimismo las autoridades pidieron a la población que no reside en Varadero, abstenerse por el momento de visitar el balneario, pues la entrada a las playas y en general a la península no está permitida.