El grupo empresarial de Náuticas y Marinas, Marlin S.A. en Cuba, prevé presentar en licitaciones, en junio próximo, varios proyectos dirigidos a ampliar las instalaciones existentes en Cuba, a partir de alianzas con inversionistas foráneos.


En diálogo con la Agencia Cubana de Noticias, Misael Corona, director de Desarrollo y Negocios de esa compañía, explicó que el objetivo es convertir bases náuticas cubanas en marinas turísticas, e incrementarles a estas las capacidades, para que puedan recibir yates o mega yates de pequeño y mediano porte, de cualquier parte del mundo.

Bajo la modalidad de contratos de administración con financiamiento, las propuestas incluyen la base de Tarará, al este de La Habana, y las marinas internacionales Cayo Guillermo, al norte de Ciego de Ávila, y Dársena de Varadero, en Matanzas, revela una información de la ACN.

De acuerdo con el especialista, ya han mostrado intereses firmas de diversos países, fundamentalmente del continente europeo, como Alemania, Italia, Francia y España.

Corona argumentó que la creación de nuevas marinas se impulsará como parte de los proyectos que promueve CubaGolf S.A., que implican la edificación de ese tipo de instalaciones.


En ese sentido, mencionó la reciente asociación entre esta sociedad cubana y la española La Playa Golf & Resorts International Panamá S.A., con vistas a desarrollar un complejo inmobiliario en la zona pinareña de Punta Colorada.

A tono con Corona, la marina de Santiago de Cuba y la base de Santa Lucía, ubicada en Camagüey, se insertarán también en propuestas similares.

Adelantó que, según avancen las licitaciones previstas este año, se pudiera proponer en un futuro el desarrollo de otras inmobiliarias en zonas donde existe factibilidad para incorporar marinas, como en Banes (Holguín), Covarrubias (Las Tunas), Granma, y en el sur de Camagüey y de Santa Clara.