En una carta dirigida al Secretario de Estado, Mike Pompeo, los congresistas cubanoamericanos manifestaron su descontento al Departamento de Estado, por el otorgamiento de visas a unos 18 funcionarios cubanos de la delegación oficial, que encabeza el designado presidente Miguel Díaz-Canel en EEUU, mientras para los activistas prodemocráticos y cubanos que buscan la reunificación familiar persisten significativas trabas para los viajes, recoge Martí Noticias.

“Los perpetradores de algunos de los peores abusos contra los derechos humanos del mundo no se han ganado el especial privilegio de entrada a Estados Unidos”, recordaron los legisladores en la misiva.

En su cuenta de de Twitter el representante Mario Díaz-Balart, firmante del texto junto a sus colegas republicanos Ileana Ros-Lehtinen y Carlos Curbelo, y el demócrata Albio Sires (Nueva Jersey), escribió: “dirigí una carta bipartidista con mis colegas a @SecPompeo con respecto a las visas emitidas a los agentes del régimen cubano. La entrada a EEUU es un privilegio extraordinario y no debe otorgarse a matones que oprimen a su gente + participan en actividades antiamericanas”.

Fechada del 21 de septiembre, la carta se envió apenas dos días antes que la delegación oficial arribara a Nueva York, encabezada por Díaz-Canel.

En marzo pasado, los legisladores habían expresado su preocupación por las vicisitudes que estaban enfrentando activistas de derechos humanos y residentes en la Isla, en general, para obtener una visa y viajar a EEUU, por el cierre parcial de la Embajada de EEUU en La Habana.

En aquel entonces el Departamento de Estado respondió que las visas a funcionarios cubanos quedarían restringidas a casos específicos de diplomáticos de la embajada de Washington y de la Misión de Naciones Unidas.

También las concedidas para viajes de reuniones bilaterales en correspondencia con las prioridades de seguridad nacional.

No obstante los congresistas de origen cubano se vieron de nuevo forzados a manifestar por segunda ocasión sus quejas ante la avalancha de una vasta delegación cultural de la Isla que se presentó en el Kennedy Center de Washington DC, utilizando su visita para hacer “propaganda del régimen” en Estados Unidos.

“Sigue siendo preocupante que los representantes y partidarios del régimen reciban visas con relativa facilidad, mientras que los activistas prodemocráticos y otros que buscan escapar de la tiranía tengan que encarar exorbitantes costos, cargos de viaje y significantes demoras cuando solicitan su entrada a Estados Unidos”, ratifica el reclamo de los legisladores.

Asimismo mencionaron que desde la reducción del personal diplomático estadounidense en La Habana, hace casi un año, el Programa de Reunificación Familiar para Cubanos (CFRP) está bajo revisión.

El texto enviado al Departamento de Estado, también hace alusión a recientes reportes de organizaciones pro- derechos humanos que recogieron 2.024 arrestos arbitrarios de ciudadanos cubanos dentro del país caribeño, el pasado mes de agosto por razones políticas. Además de señalar los casos, de Eduardo Cardet, líder del Movimiento Cristiano Liberación, en prisión desde noviembre de 2016, y de Alejandro Pupo Echemendía, sometido a terribles abusos por parte de la policía que le costaron la vida.

“Le pedimos respetuosamente que reconsidere proporcionar visas a los representantes de un régimen que oprime a su gente mientras ayuda a los adversarios de los Estados Unidos”, concluyó el texto firmado por los políticos cubanoamericanos.