(Foto: Yuniel Harrison)

Un hombre de Matanzas se ha hecho llamar popularmente «el hombre araña» por la particularidad de su oficio.


Ledier Rosales, de 27 años, se dedica a reparar fachadas, pero lo hace sin andamios, solo sostenido por arneses sube y baja de elevadas construcciones a lo largo del país.

En una entrevista al diario El Escambray, Rosales contó que el oficio lo aprendió mientras trabajaba para una compañía en Varadero. Hoy trabaja por cuenta propia y hasta se encuentra entrenando a otro joven, Yordano Harrison.

Rosales explica que hay alturas a las que puede acceder internamente pero llegado un punto tiene que salir del edificio y quedar sostenido para completar las reparaciones.

“Estamos rompiendo los parches, repellando, dando fino y pintando. A veces subo por la escalera interior, pero en la última parte de arriba tengo que hacerlo con cuerda obligado porque no tiene otro acceso”, dijo al diario.


El joven matancero asegura que no es inmune al miedo pero que si tiene las cuerdas y arneses aseguradas se siente más confiado. Asegura que es algo que hasta su familia ya ha tomado con normalidad.

Rosales ha subido a importantes edificios en casi todas las provincias cubanas. Uno de sus trabajos más recientes fue la Iglesia Mayor en Sancti Spiritu. En este proyecto trabajó con el arquitecto Magdiel Cabrera y su ayudante Yuniel Harrison.

“Yo estoy aprendiendo con él porque hay que aprender de todo un poco. Es difícil, pero se hace, el miedo lo dejas dentro. Algunos creen que nos vamos a caer, pero esto es más seguro que un andamio. Tenía miedo, pero ya no. Este año empecé y ya subo y trabajo allá arriba sin problemas”, dijo el aprendiz Yordano Harrison.