Lázaro Bruzón aclara a la prensa oficialista que él se ganó los reconocimientos que tiene como ajedrecista/Imagen de archivo

El Gran Maestro cubano de ajedrez Lázaro Bruzón Batista aclara a la prensa oficialista que él se ganó sus «cosas» en referencia a los reconocimientos que ha recibido a lo largo de su carrera, gracias a la que hoy puede vivir dignamente en EEUU.


Las declaraciones de Bruzón Batista tuvieron lugar vía internet, en el programa de Somos Miami TV, Esto no tiene nombre, cuando el actor y presentador Lieter Ledesma habló de los ataques que ha recibido por estos días el ajedrecista, por parte de la prensa estatal cubana.

Bruzón dijo que él piensa que todo está vinculado a su «actitud de no quedarse callado, ante lo que considero injusto, y defender mis verdades y los principios», puntualizó.

«Eso le ha incomodado a mucha gente, y por eso vienen todos esos ataques, todas esas cosas. Básicamente es eso, que yo no me he quedado callado, yo siempre he respondido, siento que tengo la verdad y la defiendo», añadió.

El ajedrecista explicó que ya ningún tipo de declaraciones de la prensa oficialista cubana le afecta, «eso es un guión establecido, desgraciadamente lo firman la Federación» y colegas de la Isla.


Bruzón contó que «personas» que son amigos de él se ven forzados a dar la firma para que se escriban este tipo de noticias.

En lo personal no me afecta, yo simplemente respondo, porque creo que es justo e importante que se conozca, pero en lo particular yo estoy muy tranquilo. Se de que se trata todo, es típico que ellos quieran mutilar la reputación de cualquiera que quiera sencillamente mantener su criterio, y optar por otras cosas», enfatizó haciendo referencia a su decisión de abandonar Cuba, y radicarse en Estados Unidos.

En días recientes una publicación de Telemayabeque arremetió contra los ajedrecistas cubanos Leinier Domínguez, Lázaro Bruzón y Yuniesky Quezada, los tres radicados en territorio estadounidense.

El telecentro llamó a los ajedrecistas «esclavos» que se habían convertido en «mercancía» por dinero.