Cerveza Cristal y Bucanero. Foto: Captura de pantalla Youtube/ Hector Fernandez

A muchos cubanos les gusta refrescar el calor con una cerveza bien fría, y si es con una Cristal o una Bucanero mucho mejor. Realmente a pesar del desabastecimiento y de los problemas productivos en la Isla, estas dos cervezas siguen siendo las emblemáticas de Cuba por su sabor y calidad.


Pero desde hace buen tiempo para tomarte una cerveza en Cuba, sea nacional o importada, primero tienes que preparar los pies para encontrarla y luego preparar el bolsillo porque como la oferta de las tiendas es mínima y la demanda altísima, solo las puedes encontrar en los negocios particulares, pero a precios abusivos.

Y es que en las neveras de las tiendas Cimex y TRD no encuentras sistemáticamente una cerveza nacional, pero en los establecimientos particulares casi nunca faltan y además de Bucanero o Cristal te encuentras otras marcas importadas.  

En estos lugares una cerveza nacional puede llegar a costar 35, 40 o 50 pesos cubanos, al mismo costo que cualquiera de las cervezas que se importan hoy en Cuba de las marcas Heineken, Holandia o la mexicana Sol.

Muchos particulares valiéndose de contactos por la “izquierda” en las propias TRD burlan los límites que establecen solo 2 cajas de cervezas por personas y se llevan mercancía al por mayor para luego revenderlas, aprovechando la escasez.


Lo cierto es que en medio de tanto calor, ya no es posible encontrar una cerveza a precio razonable para el bolsillo del pueblo trabajador. El gobierno culpa a los cuentapropistas que revenden mercancías por el desabastecimiento de cervezas en el país, y los particulares entonces culpan al estado por no abastecerlos de un mercado mayorista.

¿La culpa es de los particulares?

La reciente medida del Estado cubano de topar los precios de algunos productos en los negocios privados que laboran en servicios gastronómicos en cafeterías, panaderías y dulcerías para evitar una posible inflación ha generado polémica.

La medida que entrará en vigor este 1ero de agosto reglamenta el tope de precios para productos que van desde refrescos gaseados, aguas embotelladas, jugos, maltas y las cervezas.

Por su puesto que el reclamo de muchos particulares no se ha hecho esperar, sobre todo porque ellos a falta de un mecanismo  de venta mayorista que les garantices ofertas sistemáticas, deben comprar las cervezas en tiendas estatales a precio de 1 cuc por unidad. Incluso, en la capital puedes encontrarlas a 1.25 cuc y en algunos lugares de recreación y hoteles hasta en 1.50 cuc o 2 cuc.

¿Acaso ponerle topar los precios a los particulares será la solución realmente ante la falta de cervezas nacionales en la Isla? Los privados acaparan y especulan con precios prohibitivos precisamente por la escasez. Entonces el problema más que nada es de producción.

Para nadie es secreto que las capacidades de las plantas productoras existentes desde hace años no pueden cubrir el nivel de producción debido a la constante falta de materias primas y de envases.

De las cuatro plantas productoras de cerveza en Cuba, solo la de Holguín está en condiciones de producir las muy demandadas Bucanero y Cristal. Entonces la solución desde hace años ha sido importar para intentar cubrir la demanda.

¿Será más barato producir la cerveza en el país que importarla? La medida de tope de precios a particulares no resuelve de por sí el problema. Así que todo parece indicar que los particulares con sus especulativos precios, serán la única opción para encontrar sistemáticamente Bucanero y Cristal en Cuba.