Debido a los bajos acopios de la campaña anterior y atrasos en la presente, el régimen cubano aplicará un nuevo racionamiento en la distribución subsidiada de papas por consumidor, reporta CubaNet.

A partir del 1 de diciembre la venta de papas disminuirá a una libra por persona, con dos ciclos de distribución mensuales asegurados por acopio para diciembre, enero y febrero, explicó el administrador de un Mercado Agropecuario Estatal (MAE) en el municipio San Miguel del Padrón, Esteban Ramos Domínguez.

Aunque las estadísticas muestran que anualmente la cosecha de papas aumente o se sostiene, hace dos años atrás se convirtió en la única vianda que se encuentra absolutamente normada en Cuba.

La papa había tenido dos regulaciones en la cantidad máxima que puede adquirir un consumidor, tres y dos libras por distribución, respectivamente.


En la nueva reducción la libreta de abastecimiento permanece como registro de control sobre la venta del alimento a cada miembro de la familia, y simultáneamente se mantiene el precio de un peso (CUP) por libra, de acuerdo a Ramos Domínguez.

El administrador del Mercado Agropecuario recibió las informaciones en las reuniones ordinarias con el Consejo de la Administración Provincial (CAP), él dijo que “queda por definir si se distribuirán los envíos atrasados o si todos ya vienen por una libra”.

Y añadió que Cuba todavía no dispone de toda la semilla necesaria para cumplir con los planes de siembra.

El primer productor en la Isla, la provincia de Mayabeque tuvo que importar desde Europa 50 toneladas de semilla para lograr cubrir las más de 2 mil hectáreas de tierras disponibles, dieron a conocer medios locales la semana pasada.

Los tres municipios que componen el principal macizo productor de Mayabeque, Melena del Sur, Batabanó y Quivicán, deben culminar el proceso de plantación con un mes de retraso, reveló un trabajador de la Empresa Agropecuaria del municipio Melena del Sur, que pidió hablar bajo anonimato.

La fuente agregó que en la actual cosecha se utilizarán unas siete nuevas variedades, y que la dilación de la semilla atrasó el comienzo de la contienda 2018-2019, y la papa se podrá comenzar a sacar del campo a mediados de marzo.

El gobierno ordenó que las administraciones contrataran agentes de seguridad para vigilar que los trabajadores no se roben la semilla ante la situación de escasez, detalló Yunior Rosales, obrero agrícola de la cooperativa Juan Delgado, en el municipio de Batabanó.

Además, miembros de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) recorren las arterias cercanas a los sembradíos en busca de “luchadores”, personas que tras cada jornada recorren los terrenos plantados y desentierran la semilla para robarla.

También hay persecución sobre los compradores furtivos que luego revenden la papa en las urbanizaciones a altos precios.

Según Rosales, si agarran a alguien con semillas pueden enfrentar una condena de hasta un año en la cárcel.