La prestigiosa Universidad de Harvard se ha dado a la tarea de digitalizar la colección cubana de Historia y Literatura de José Augusto Escoto, una de las más importantes colecciones de monografías producidas en Cuba antes de 1923, alojada en la Biblioteca de la Casa de Altos Estudios.


Esta colección incluye 63 cajas de documentos, y otros materiales fechados entre 1574 y 1920.

José Augusto Escoto fue un cubano nacido en Matanzas, en el año 1864, escribió poesía, y dedicó parte de su obra a la crítica e investigación de la literatura cubana, que divulgó en numerosas publicaciones.

Escoto fue además director de la Biblioteca Pública de Matanzas, dentro de sus obras dedicadas a la investigación se destacan: “Gertrudis Gómez de Avellaneda. Cartas inéditas y documentos relativos a su vida en Cuba de 1859 a 1864” (1911); “Los indios macuriges en Haití y Cuba” (1924); y “Contribución a la historia de la primera Orden Franciscana en la Isla de Cuba” (1918).

Las 63 cajas incluyen recortes, dibujos, litografías, relatos, bocetos, ediciones individuales de revistas y periódicos, decretos, sentencias, pedidos, obituarios y folletos, entre otros materiales fechados entre 1574 y 1920.


La colección del cubano fallecido en 1935, contiene manuscritos autógrafos, correspondencia, documentos históricos, artículos impresos y otros materiales relacionados con la historia y la cultura cubana.

Unos dos años se espera tarde el libre acceso digital a los mismos, y se prevé contribuya al estudio de aspectos de la historia de Cuba relacionados con censura, religión, comercio e industria, conspiración e independencia, leyes, fuerzas militares, piratería, partidos políticos y elecciones, imprenta y publicaciones, finanzas públicas e impuestos, escuelas y educación, esclavitud y trata de esclavos, estadísticas, y teatro, entre otros.

El Programa de Estudios sobre Cuba del Centro de Estudios Latinoamericanos David Rockefeller de la Universidad de Harvard, será el encargado de llevar a cabo el proyecto.

El Proyecto Cuba Libro, en el que están inmersas las bibliotecas de las universidades de la Florida; Harvard; California en Los Angeles; Universidad de Miami; Duke; Carolina del Norte (filial de Chapel Hill); la Universidad Internacional de la Florida y la Biblioteca Pública de Nueva York se verá beneficiado por la digitalización de esta colección.

A la vez estas universidades colaboran con la Biblioteca Nacional José Martí de La Habana, en un esfuerzo para brindar mayor conocimiento, y acceso a la bibliografía cubana que se atesora en estos acervos de Cuba y EEUU.

(Con información de Martí Noticias)