La Unión Europea dispuesta a fortalecer sus relaciones con el régimen/Imagen tomada de DW

Pese a que en Cuba no solo persisten las violaciones a los derechos humanos, sino que se han incrementado durante el último año, con la excusa de la pandemia de Covid-19, la Unión Europea (UE) fortalecerá sus relaciones con el régimen, indicó en Twitter el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla.


«Tenemos la convicción de que los debates entre Cuba y la Unión Europea contribuyen a la consolidación de nuestras relaciones, potencian los elementos que nos unen y nos permiten tratar con respeto nuestras diferencias», tuiteó el ministro de Exteriores de la dictadura junto a un vídeo en el que expresa que «los debates contribuirán a la continuidad de un diálogo político».

Un aluvión de críticas ha recibido este anuncio de Rodríguez Parrilla en Twitter, ya que muchos creen la UE no debería de negociar con el régimen de Miguel Díaz-Canel y Raúl Castro.

«Es una verdadera vergüenza que la #UE preste oídos a delincuentes como ustedes», comentó un usuario identificado como Leónidas Cuba Libre.


«Vergüenza le debería dar a la UE hablar con ladrones y tiranos como tú. Deja de llorar miseria y devuélvele al pueblo todo el dinero que tú y los otros como tú se han robado. Con eso resolvemos en problema», indicó el usuario Alberto.

«La UE debe proceder a suspender este Acuerdo hasta que se realicen mejoras serias. Pido a la Alta Representante que deje claro este mensaje hoy», sostuvo otra cuenta titulada Me dicen Cuba.

Según reporte de Martí Noticias que cita a la agencia EFE, Cuba y la Unión Europea concordaron en la relevancia de «consolidar el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (ADPC), firmado en 2016 y en vigor provisionalmente desde noviembre de 2017».

En en el encuentro en el que participó Rodríguez Parrilla en representación de La Habana, ambas partes «exploraron las prioridades de la cooperación para los próximos siete años y se debatieron sobre la implementación y el seguimiento de los diálogos políticos y de políticas sectoriales».

Para Josep Borrell, alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, «no hay tabúes a la hora de poner sobre la mesa puntos de acuerdo y de desacuerdo».