Nikolas Cruz, el joven que masacró a 17 personas en Marjory Stoneman Douglas High School el miércoles, y dejó un saldo de medio centenar de heridos, compró un rifle de asalto AR-15 en febrero del pasado año en Sunrise Tactical Supply, una tienda de armas de cuatro años en un inocuo centro comercial en Coral Springs.

El jueves por la noche un grupo de periodistas se aglomeró frente a la tienda de Michael y Lisa Morrison, su abogado Douglas Rudman dijo que Cruz sólo compró el AR-15, y no compró ninguna munición más que la revista que vino con el arma, tampoco accesorios para el rifle.

Según Rudman que es abogado de Rudman Law Group, con sede en Boca Raton, “es por esa razón que no se levantaron banderas rojas. Parece que el Sr. Cruz hizo un intento deliberado de no despertar sospechas al no comprar demasiadas cosas de un solo lugar”.

Ayer jueves también quedó confirmado que el hombre que está acusado de 17 cargos de asesinato, adquirió el rifle de asalto legalmente.


Los dueños de la tienda se aseguraron de que Cruz llenara un formulario de registro de transacciones de armas de fuego, llamado Formulario ATF 4473, emitido por el Departamento de Justicia. Incluyó una copia de su licencia de conducir, su nombre, dirección, fecha de nacimiento, sexo, estatura, peso y respondió “no” a las preguntas sobre si había sido adjudicado a una enfermedad mental o si había sido internado para enfermedades mentales, declaró Stuart Kaplan, un abogado que representa a la entidad corporativa, Sunrise Tactical Supply.

“Lo que entiendo es que fue respondida adecuadamente. Creo que la gran pregunta es: sabemos que sufrió de algún tipo de enfermedad mental. Supongo que tenemos que decidir o averiguar si lo estaban tratando o no… y creo que ese vacío es si un profesional de la salud mental que trata a un individuo debe tener algún tipo de requisito de informe o si hay algún tipo de base de datos que recopilaría esta información para que en el caso de que una persona en particular fuera a comprar un arma, al menos pudiéramos protegerlos?”, añadió el abogado de Palm Beach.

Por su parte Rudman dijo que los dueños de la tienda que viven en Coral Springs están angustiados.

Sunrise Tactical Supply fue despojada de sus rifles y otras armas el jueves en la noche, y se ha dicho permanecerá cerrada indefinidamente.

“El tremendo sentido de la responsabilidad en esta situación y simplemente horrible que sienten que una de sus armas cayó en manos de este maníaco”, en referencia a los dueños de la tienda, explicó el abogado.

“Están asustados, no solo por su seguridad, sino más importante de cómo será la reacción para el resto de la comunidad cuando intenten volver a ingresar”, añadió.

(Con información de Miami Herald)