Downtown Miami bandera. Foto: Pixabay

La última vez que el mercado laboral estadounidense fue tan fuerte, los astronautas seguían yendo a la luna.


La tasa de desempleo cayó a 3.7% en septiembre, el nivel más bajo desde diciembre de 1969.

La economía de los Estados Unidos agregó 134,000 empleos el mes pasado, por debajo de las expectativas y el promedio mensual para el año. El Departamento de Trabajo dijo que el huracán Florence pudo haber impactado los resultados de los empleos, con un descenso en los empleos de ocio y hospitalidad después de una tendencia alcista en los últimos meses.

La buena noticia es que los avances de los dos meses anteriores fueron revisados y aumentados por un total de 87,000 empleos, lo que elevó el promedio mensual del año pasado a 211,400 empleos sólidos.

Otras medidas de ingreso han sido más positivas, como el ingreso real personal disponible (que tiene en cuenta los impuestos) y el índice de costo de empleo (que incorpora el costo de beneficios como la atención médica).


Andrew Chamberlain, economista jefe del sitio de revisión de empleados Glassdoor, dice que los salarios que las personas han estado reportando a través de su plataforma muestran un crecimiento más sólido de lo que indican las medidas oficiales.

Los servicios profesionales y de negocios siguieron siendo el sector más sólido de la economía, con 560,000 empleos acumulados en el último año. La atención médica, el transporte y el almacenamiento también han continuado con sus fuertes ganancias, agregando 26,000 y 24,000 empleos respectivamente en septiembre.

A pesar de las nuevas tarifas impuestas sobre el acero y el aluminio, la manufactura agregó otros 18,000 empleos. La Asociación Nacional de Fabricantes ha atribuido el crecimiento continuo a las reducciones regulatorias y los recortes de impuestos promulgados el año pasado.