En medio de la polémica por la separación de familias migrantes ilegales en EEUU, la primera dama Melania Trump se dirige este jueves hacia la frontera sur con México, se espera que visite centros de detenciones donde se encuentran los niños, recoge Infobae.

La semana pasada Melania viajó a la ciudad fronteriza de McAllen, Texas, para reunirse con funcionarios que se ocupan de las familias detenidas al intentar cruzar ilegalmente los pasos fronterizos, la esposa de Donald Trump también se reunió con niños en una de las instalaciones.

Sin embargo, la visita de la primera dama a McAllen se vio empañada, por la arremetida de los medios de prensa, porque Melania vistió una chaqueta verde olivo con un letrero en la espalda que contenía la siguiente frase: “Realmente no me importa, ¿y a ti?”.

La portavoz de la esposa de Trump declaró que la chaqueta de la primera dama no tenía ningún mensaje oculto.


En las últimas semanas más de 2.300 niños han sido separados de sus padres en la frontera, y han sido albergados en los centros habilitados por el Gobierno estadounidense, a distancia de sus familiares.

Trump firmó la semana pasada una orden ejecutiva para detener la separación de las familias en la frontera, al menos durante algunas semanas, sin embargo la orden no abre paso a que se reúnan las familias separadas; expertos en el tema han mencionados que esto será una tarea titánica, puesto que los centros de detención donde permanecen los niños son entidades privadas, que no tienen flujo de información con las autoridades migratorias, muchos padres han perdido el rastro de sus hijos.

Esta semana un juez federal ordenó que miles de niños y padres migrantes se reúnan dentro de 30 días, y dio un lapso de menos de 15 días, si los pequeños son menores de cinco años; aunque en la práctica hay muchas dudas al respecto.

(Con información de Infobae y El Nuevo Herald)