En Cuba, la provincia de Granma ha vuelto levemente a la normalidad tras la decisión del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, dada a conocer en la nota informativa número cinco acerca del huracán Matthew.


En el territorio aún se mantiene una pertinaz lluvia y nublados asociados al potente huracán por lo que se mantendrá la vigilancia sobre el escurrimiento del agua, crecidas de ríos y las inundaciones costeras que puedan producirse durante el alejamiento del huracán.

Las autoridades precisan a la población que cumplan disciplinadamente las medidas orientadas, para evitar accidentes y otras situaciones que pongan en riesgo la integridad física de las personas durante la realización de la acciones de restablecimiento.

En coordinación con el Instituto de Meteorología se continúa dando seguimiento a la trayectoria y comportamiento de este organismo ciclónico.

A partir de ahora se concentrarán las acciones en la cosecha de café, siembras de caña, de cultivos de viandas y hortalizas, de ciclo corto, pastos y elaboración de forrajes para el ganado; reparación de los centrales azucareros y campaña tabacalera.

Además de la previsión de enfermedades con labores de higienización y el auto focal, en centros de trabajo y en las viviendas.


Se esperan restaurar los servicios de telefonía en las zonas de Mabay, en Bayamo y El Yarey, en Jiguaní que fueron necesarios suspenderlo durante la fase de Alarma Ciclónica y la reinstalación de las antenas para el servicio wifi.