Arianna López Roque, quien recientemente realizara una huelga de hambre, porque a su esposo, opositor cubano no se le respetaban sus derechos carcelarios en Cuba, ahora denunció maltratos físicos a su hija de diez años, en una escuela en Santa Clara.


López Roque entre lágrimas declaró que la niña fue “víctima de un cruel abuso por parte de una alta funcionaria de Educación llamada Carmen Alemán”.

La opositora explicó que la funcionaria golpeó a la pequeña en los brazos, “le haló el pelo y la maltrató verbalmente”.

“Cuando su abuela fue a recogerla a la escuela, mi niña se encontraba en la Dirección, maltratada, nerviosa y llorando. La aislaron para que los demás niños no la vieran en el estado que estaba, estado que todavía no ha podido superar”, dijo la activista.

López Roque es integrante del Frente Nacional de Resistencia Cívica Orlando Zapata Tamayo (Frente OZT).

La hija de ella y de Mitzael Díaz Paseiro, quien está preso injustamente, estudia en la escuela Rafael Santana; y de acuerdo a la madre no quiere regresar a la escuela, para no ver a la mujer que le causó el trauma.


“Me pregunto cómo una persona puede ser capaz de agredir a un niño como mi hija, que es un ángel, que tiene problemas en el aprendizaje; una niña nerviosa, que ha tenido que pasar por tantas duras pruebas, que sufre porque su padre está preso injustamente. Una niña que vio a su madre al borde de la muerte por tratar de defender los derechos de su padre; porque su madre en esa huelga por una de las cosas que estaba luchando era porque ella pudiera volverlo a ver a él”, añadió.

“¿Cómo yo borro de la mente de mi niña, de su corazón, el trauma que este episodio le causó? (…) Esto no tiene justificación” puntualizó la madre de la víctima.

López Roque concluyó afirmando: “sé que mi niña no es el primer hijo de opositores que sufre este maltrato en las escuelas, porque es costumbre del régimen de Castro desquitarse con los niños, con los hijos de opositores”.

(Con información de Diario de Cuba)