Unos 400 cubanos se encuentran en la frontera de Estados Unidos con México abandonados a la suerte, esperando allí alguna señal del Presidente Donald Trump, para conocer cuál será su destino futuro. Este viernes un grupo de cubanos de la oposición cubana residentes en Miami, solicitaron urgentemente a la ONU intermediar en favor de los cubanos.


El líder del Movimiento de Democracia, Ramón Saúl Sánchez, declaró a EFE que en la presente semana fue enviada una carta al Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). En dicha carta el Movimiento de Democracia solicita la protección y ayuda a los cubanos «varados». Se estima, según el Encuentro Nacional Cubano, que una cifra de entre 20.000 y 30.000 cubanos atraviesan actualmente el camino desde Ecuador hasta la frontera de México con Estados Unidos.

Analizando la situación actual de los cubanos tras perder las facilidades migratorias de las que gozaban, por orden del expresidente Barack Obama, Sánchez prevee que en el futuro los cubanos dejarán de esperar una solución legal y comenzarán a entrar a Estados Unidos como lo han venido haciendo los emigrantes indocumentados de otros tantos países que arriban a Estados Unidos huyendo de circunstancias desfavorables y en busca de un futuro próspero.

Alejandro Ruiz, es un cubano que durante cuatro años ha ayudado a sus coterráneos a la llegada de estos a la frontera tras el largo tránsito por Latinoamérica. Este viernes Alejandro explicó a EFE las circunstancias por las que traviesa, cómo cada vez se le hace más dificil ayudar debido a la gran cantidad de cubanos que se han aglomerado, se le ha convertido en una tarea muy difícil alimentar a tantas personas en Nuevo Laredo (Tamaulipas, México). Estos cubanos varados en Nuevo Laredo, se encuentran hasta el momento reunidos en dos casas de acogida y un hotel, según explica Ruiz.


«Tienen esperanzas de que el presidente Trump haga algo sobre el tema de Cuba. Realmente no sabemos qué va a pasar», expresó a la agencia española Ruiz, fundador de Cubanos en Libertad, en la ciudad de Laredo (Texas, Estados Unidos).
Además destacó que algunas de estas personas en su desesperación han optado por lanzarse al fronterizo Río Grande. Como resultado, estos son capturados por la Oficina de Protección de Aduanas y Fronteras (CBP, en inglés) y de esta manera termina para ellos cualquier esperanza de entrada a Estados Unidos.

Por otra parte explica como el pasado jueves, 22 toneladas de donaciones arribaron a Laredo producto del esfuerzo de muchas personas que desarrollaron un trabajo de recolección de alimentos, ropa y productos de aseo personal.