El presidente Donald Trump ha prometido que detendrá la inmigración ilegal construyendo millas de muro en la frontera con México. Pero su administración enfrenta un reto: casi la mitad de los inmigrantes que viven indocumentados en Estados Unidos entraron al país con un permiso.

Casi 630,000 personas se quedaron en el país luego de que expirara su visa en 2016, una cifra que supera a los 415,000 inmigrantes que fueron detenidos en alguna frontera en el mismo periodo. Y entre quienes violaron el plazo de su estadía en ese año, el número más alto no venía desde México, sino desde otro país fronterizo: Canadá.

El vecino del norte figura como el país del que llega casi uno de cada cinco (19%) de los extranjeros que permanecen en Estados Unidos tras la expiración de sus visas, según cifras del año fiscal 2016 publicadas este lunes en un reporte del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Los mexicanos siguen siendo el grupo más grande de indocumentados en el país, constituyendo cerca de la mitad de la población indocumentada, según estimados de 2016 del centro de investigación Pew.


Sin embargo, son apenas el 7% de los inmigrantes que se quedan con visas expiradas.

De los 628,799 extranjeros que entraron con visa a Estados Unidos pero no salieron como debían en 2016, casi 120,000 eran de Canadá, la gran mayoría con visas B1/B2 de trabajo o turismo, según el reporte de DHS.

La población de indocumentados en Estados Unidos siempre ha sido difícil de establecer con certeza. Un estimado común es que existen 11 millones de personas sin papeles en el país, pero es imposible decir, por ejemplo, cuántos llegaron ilegalmente el año pasado.

(Con información de Univisión)