La madre de un niño de 17 meses que fue encontrado muerto en un automóvil caliente la semana pasada en Pembroke Pines dijo a los investigadores que pensó que había dejado a su hijo en la guardería.

Un informe del incidente del Departamento de Niños y Familias de la Florida obtenido el martes reveló que el niño fue dejado accidentalmente en el automóvil todo el día mientras su madre estaba trabajando.

Según el informe, la familia se había estado quedando con amigos mientras su casa estaba siendo cargada, y la madre del niño estaba bajo mucho estrés.

La madre le dijo a las autoridades que tomó una ruta diferente para ir a trabajar el viernes y «creyó que ella lo dejó esa mañana». Ella dijo que solo después de enterarse de que su hijo nunca se presentó a la guardería, «comenzó a darse cuenta de lo que había ocurrido».


La policía no ha revelado la identidad del niño.