Hace un año en el Museo de Ciencias Frost, estaba lejos la inauguración y las esperanzas de que esto sucediera eran prácticamente nulas.

Se gastaron 165 millones de dólares de los contribuyentes, se presentaron problemas para que le fueran abonados 80 millones de dólares prometidos por privados.

Con todas estas situaciones en contra, el condado Miami-Dade, aportó 45 millones de dólares, y el museo redujo los gastos en unos 25 millones de dólares, de esta manera empezaban a acercarse las posibilidades de inauguración y cuando Patricia y Phillip Frost, multimillonarios de la industria farmacéutica, aportaron otros 4 millones de dólares, ya la inauguración era segura.

Se espera que a mediados de este año, se pueda contar con este Museo para disfrute de todos.