Lennie Reisch (Alonso) al parecer por su apellido de soltera, es una cubana que reside en Houston, Texas, que llegó siendo niña a EEUU, a través de la Operación Peter Pan en los primeros años de la década del 60, cuando padres cubanos enviaron a 14.000 niños a EEUU, huyendo de la ideología comunista, que empezaba a azotar Cuba con la llegada al poder de Fidel Castro.


La publicación de la cubana en su cuenta de Facebook, se ha hecho viral en las redes, en su propio muro cuenta con 62 mil “me gusta”, y se ha compartido 103 768 veces.

La cubanoamericana comienza diciendo que “todo “este” asunto de inmigración es una locura”, a propósito de la polémica que surgió semanas atrás en Estados Unidos, por la separación de los niños migrantes de sus familias, en la frontera.

Lennie cuenta su experiencia como refugiada política, que arribó a EEUU con 8 años de edad, y su hermana de cuatro.

“Mis padres nos enviaron solas a Estados Unidos cuando no pudieron obtener los documentos de inmigración necesarios para ingresar a los EE UU LEGALMENTE. Se quedaron en Cuba hasta que pudieron ingresar legalmente a los EEUU, y solicitar el asilo político”, escribió quien ahora de es maestra de profesión.


Según cuenta a ella y a su hermana las ubicaron en un campo de concentración que el país había habilitado para otros niños como ellos, que huían del “opresivo régimen de Castro”. Su padre en Cuba fue preso varias veces por labores de disidencia política, su negocio fue confiscado por el régimen, más tarde las colocaron en un centro adoptivo, donde permanecieron varias semanas, sin muchas pertenencias, pues tuvieron que cumplir con las estrictas reglas del dictador cubano (no juguetes, tres mudas de ropa y una pieza de joyería), además de llegar sin dinero a EEUU.

Sin embargo, Lennie cuenta “nos alimentaron, educaron, vistieron y nos dieron refugio en una base militar abandonada. Todos comimos juntos en la cafetería, y nos asignaron a los cuarteles. Las habitaciones de la escuela fueron establecidas”, prosiguió.

“Tenía 8 años, era demasiado joven para entender realmente qué y por qué nos estaba pasando esto. Mis padres me hicieron prometer que no lloraría para que mi hermanita no tuviera miedo, así que todos mis miedos y tristezas fueron suprimidos. Fue un trauma que no puedo explicar a nadie que no lo haya vivido. Sin embargo, ahora puedo entender completamente las razones por las que mis padres hicieron este tremendo sacrificio, y todavía recuerdo claramente a mis padres viendo cómo nuestros soldados saqueaban su equipaje y la expresión de tristeza al saber que nunca volverán a ver a sus preciosas hijas”, argumentó.

Para fortuna de la testimoniante, sus padres huyeron de Cuba, y se reunieron nuevamente, todo sucedió justo a tiempo, antes de que se suspendieran las relaciones diplomáticas entre ambos países, a causa de la Crisis de los Misiles.

Lennie se considera afortunada, por haber podido reunirse nuevamente con sus padres, de acuerdo a su relato, un gran grupo de familias estuvieron separadas durante mucho tiempo, que hasta sus hijos olvidaron la lengua materna, el español.

En su publicación la inmigrante defiende que EEUU es un país generoso y hospitalario, y no entiende la forma en que los medios de prensa y los liberales han tratado el asunto de las familias separadas en la frontera.

“Estoy consternada por la forma en que los liberales y los medios retratan lo que sucede en nuestras fronteras. Estados Unidos es el país más generoso y hospitalario del mundo. Este país ha proporcionado tanta asistencia, refugio y esperanza a tantos en su joven existencia. ‘El faro en la colina’ como Reagan dijo tan elocuentemente”, detalló.

Añade que ama a Estados Unidos, y el refugio, así como la oportunidad de ser libre que el país les brindó a ellas siendo niñas, y a su familia, de igual modo aclaró no puede expresar su gratitud y su amor por EEUU, ya que encontró esperanza, autodeterminación, igualdad de oportunidad, y libertad de expresión; al final de la publicación la cubano-estadounidense termina diciendo “¡Dios Bendiga a EEUU!”, y exhorta a otras personas a compartir su verdad.

Cuba en Miami les ofrece la traducción de la publicación de Lennie Reisch tomada desde su perfil de Facebook:

Todo este asunto de la inmigración es una locura. Soy una refugiada política que se exilió en los EE UU siendo una niña de 8 años junto con mi hermana de 4 años. Mis padres nos enviaron solos a Estados Unidos cuando no pudieron obtener los documentos de inmigración necesarios para ingresar a los EE UU LEGALMENTE. Se quedaron en Cuba hasta que pudieron ingresar legalmente a los EE UU, y solicitar el asilo político.

Mi hermana y yo fuimos ubicadas en un campo de concentración que EEUU Había establecido para los otros niños como nosotros, que estaban siendo transportados en avión a Estados Unidos escapando del brutal y opresivo régimen de Castro. Mi padre fue encarcelado varias veces por Castro por disidencia política, y su negocio fue confiscado. Mis padres nos enviaron a la seguridad y la libertad, con la esperanza de que algún día pudieran unirse a nosotros. Catorce mil niños cubanos de entre 3 y 16 años buscaron refugio en los Estados Unidos en lo que finalmente se llamó ‘El Programa Pedro Pan’.

Nos colocaron en un hogar adoptivo varias semanas después de haber sido investigados en el centro de detención. Debido a que habíamos llegado de Cuba con muy pocas pertenencias personales para cumplir con las estrictas órdenes de Castro (sin juguetes, 3 juegos de ropa, 1 pieza de joyería) y sin dinero, recibimos todas nuestras necesidades físicas. Nos alimentaron, educaron, vistieron y nos dieron refugio en una base militar abandonada. Todos comimos juntos en la cafetería, y nos asignaron a los cuarteles. Las habitaciones de la escuela fueron establecidas.

Tenía 8 años, era demasiado joven para entender realmente qué y por qué nos estaba pasando esto. Mis padres me hicieron prometer que no lloraría para que mi hermanita no tuviera miedo, así que todos mis miedos y tristezas fueron suprimidos. Fue un trauma que no puedo explicar a nadie que no lo haya vivido. Sin embargo, ahora puedo entender completamente las razones por las que mis padres hicieron este tremendo sacrificio, y todavía recuerdo claramente a mis padres viendo cómo los soldados saqueaban su equipaje y la expresión de tristeza al saber que nunca volverían a ver a sus preciosas hijas.

Afortunadamente, mis padres pudieron escapar de Cuba un año después, y nos reunimos con ellos un par de semanas después de su llegada. Salieron de Cuba justo a tiempo antes de que se suspendieran las relaciones diplomáticas entre los Estados Unidos y Cuba, debido a la Crisis de los Misiles de octubre. Fuimos una de las familias afortunadas que pudieron reunirse. Muchas familias permanecieron separadas durante muchos años, sus hijos incluso olvidaron cómo hablar español.

Estoy consternada por la forma en que los liberales y los medios retratan lo que sucede en nuestras fronteras. Estados Unidos es el país más generoso y hospitalario del mundo. Este país ha proporcionado tanta asistencia, refugio y esperanza a tantos en su joven existencia. ‘El faro en la colina’ como Reagan dijo tan elocuentemente.

Ver y escuchar el odio que usan para calumniar y desacreditar al presidente Trump simplemente porque está tratando de resolver permanentemente el desastre que las administraciones anteriores han ignorado y precipitado, me rompe completamente el corazón. No tengo palabras para expresar el ultraje y la tristeza que siento ver y escucharlos mentir, faltar el respeto y mostrar tal desdén por este país que amo tanto.

Amo este país y el refugio, la oportunidad y la LIBERTAD que le brindó a mi familia desde que fuimos recibidos. Ver las imágenes de televisión de niños atendidos por los abrumados oficiales fronterizos y el personal de inmigración, y la forma en que estos medios de comunicación antiestadounidenses están utilizando esta crisis para avanzar en su campaña contra el odio a Trump está completamente fuera de control. Es aterrador El hecho de que las masas estadounidenses estén siendo manipuladas por estos constantes métodos de adoctrinamiento de izquierda es alarmante. Después de haberme sometido a un lavado de cerebro en kinder en Cuba, reconozco las tácticas radicales. Crecí en un hogar donde la discusión política y la preciosa libertad y oportunidad que se encuentran en los Estados Unidos es lo que toda persona en la tierra merece, estoy consternada por el reconocimiento de la ideología marxista que esta izquierda aspira a inyectar en el gobierno de Estados Unidos.

Están erosionando progresiva y persistentemente la fibra fuerte que los antepasados de EE UU que tan sabiamente fundaron en este país. Usan el sabotaje emocional para lograr sus objetivos. ¿Qué es más desgarrador que exhibir indignación por la separación de los niños de sus padres? ¿Quién no sentiría un tirón en su corazón si todos estos fueran los hechos reales y completos?

Sin embargo, solo nos dicen la parte de la historia que promueve y avanza en su narrativa. No le dicen que estas leyes de inmigración existen desde hace décadas. Lo sé. Soy una receptora de esas políticas. ¿Me considero una víctima? ¡¡¡NO!!! ¡¡¡Y NO!!!

Estoy infinitamente agradecida por la generosidad y amabilidad que este país nos otorgó. Nunca pude encontrar las palabras para expresar mi gratitud y mi amor por el país que ha dado a los oprimidos del mundo la ESPERANZA de la AUTODETERMINACIÓN. IGUALDAD DE OPORTUNIDADES. LIBERTAD DE EXPRESIÓN para incluso gritar obscenidades, burlarse y ensuciar a un líder que no ha hecho nada para merecerlo, excepto defender al país que ama, las personas que se ofrecen como voluntarias para protegerlo, la bandera y el himno nacional que lo representa, y afirmar la constitución que muchos de sus conciudadanos parecen decididos a derrocar y eliminar.

Dios no lo quiera, debería esforzarse por defender su soberanía. Dios no quiera que ponga a los ciudadanos que libremente fue elegido para representar por sobre todos los demás. Dios no quiera que él debe insistir en respetar la bandera que ondea orgullosamente sus barras y estrellas. Dios no quiera que se haya comprometido a honrar la vida, incluso las vidas de esos inocentes no nacidos. Dios no lo quiera, debería levantarse orgullosamente por el excepcionalismo estadounidense y el estilo de vida estadounidense. Dios no quiera que haya hecho que el capitalismo vuelva a funcionar al reducir los impuestos, dando a los empresarios nuevas esperanzas de tener éxito, empleos para los desempleados.

El presidente Trump ha estado en la arena pública durante décadas. Uno pensaría que en algún momento, aunque es una celebridad bien conocida, alguien podría haberlo acusado de racismo, fascismo, nazismo, homofobia, etc.etc.etc. Pero no. ¿Sus mayores escándalos? Divorcio. Triste, pero común en el mundo de hoy. Bancarrota. Y luego la recuperación, el éxito y la riqueza. Pomposidad. Es cierto, tal vez. Narcisismo. Es cierto, pero ¿qué persona lo suficientemente segura como para postularse para la presidencia de Estados Unidos puede reclamar humildad? Ninguno, yo discutiría.

El odio y la retórica abyectos dirigidos a este hombre son ilógicos y cruzan la línea del comportamiento social normal y aceptable. Temo por su vida, su familia y sus seguidores. El rencor y los arrebatos violentos de completo y absoluto desprecio son palpables. Francamente, ya no puedo justificar tratar de comprender la irracionalidad del vitriolo. Ha superado mi capacidad de aceptar y / o comprender. Todo lo que soy capaz de hacer en este punto es la oración por protección, fortaleza, guía y favor para el Sr. Trump, su familia y quienes lo apoyamos.

Creo con todo mi corazón que este hombre fue ordenado por Dios para guiarnos en este momento crítico de nuestra historia. Dios escoge lo más imperfecto e indigno para lograr su propósito más grande y sus planes. Siempre es más oscuro antes de la tormenta, pero creo firmemente en el creador que prometió un arcoiris al final de la tormenta.

La tormenta está furiosa. Necesitamos ser fuertes, fieles y dedicados a la oración. Muchos de nosotros enfrentaremos conflictos y tormentas violentas.

Pero la roca sobre la cual se estableció este país es fuerte, sólida y profunda. Aquellos de nosotros que sabemos esto estamos siendo llamados a ser fieles para dar el mensaje, y lo suficientemente valientes como para apoyarnos firmemente en los principios que determinan y establecen quiénes somos como individuos y como nación.

En la Declaración de Independencia, afirma clara y radicalmente que debemos confiar en nuestro Creador, y todos nuestros derechos provienen inalienablemente de él. Ningún poder en la tierra puede separarnos de Aquel sobre quien nuestra nación ha sido bendecida durante los últimos 250 años.

Rezo incesantemente por aquellos que nos quieren hacer daño para que cesen y desistan. Rezo para que todos nuestros representantes encuentren compromiso, orientación y resolución pacífica. Oro la sabiduría para todos aquellos que están cegados por las mentiras para buscar la verdad. Rezo para que nuestra bandera siga ondeando con orgullo y agite a los que se ofrecen como voluntarios para garantizar la paz, la seguridad y la libertad para que vivamos.

¡Dios bendiga a los Estados Unidos!