En medio de la crisis de envío de petróleo y combustible por parte de Venezuela a Cuba, el régimen cubano ha vuelto a respirar, con el suministro de crudo que ha proporcionado Moscú a la Isla comunista. Castro se las ingenió para volver a restaurar las relaciones con los rusos.

La firma rusa Rosneft sacó un comunicado en el que informa que entre mayo y junio de 2017 organizó el suministro a la Mayor de las Antillas de 200 mil toneladas de petróleo y entre julio y agosto suministró unas 17 mil toneladas de derivados del crudo.

“Rosneft continúa su labor de ampliación de la cooperación con la compañía Cubametales, entre mayo y junio de 2017 fue organizado el envío de 200.000 toneladas de petróleo en el marco del acuerdo intergubernamental entre Cuba y Rusia, (…) y se descargaron unas 17.000 toneladas de aceites básicos entre julio y agosto”, da a conocer el informe.

Moscú seguirá cooperando con Cubametales para garantizar futuros suministros de combustible y derivados del crudo.


De igual modo se ha informado que el intercambio comercial entre Rusia y el régimen cubano ha aumentado un 52.3% en los primeros ocho meses de 2017, con respecto al mismo período durante 2016.

Durante este lapso de tiempo, el intercambio entre los dos países de mercadería alcanzó un valor de 221, 1 millones de dólares, si se compara con el año anterior la mejoría es evidente, cuando en 2016 se estima fue de 145, 8 millones de dólares.

En los últimos tiempos La Habana y Moscú han vuelto a reanudar el estrecho vínculo en sus relaciones con la colaboración que mantenían antes de la desintegración de la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), las buenas relaciones convienen a ambos gobiernos, como garante de su alianza política.

(Con informacion de Diario de Cuba y Sputnik News)