La Fiscalía pide nueve años de cárcel para cubano que grabó enfrentamiento entre vecinos y policía en Santiago de Cuba/Imágenes tomadas de CubaNet

Liberado bajo fianza el santiaguero Yoennis Domínguez de la Rosa de 35 años de edad, quien estuvo cinco meses y 20 días en prisión, por difundir en las redes sociales imágenes del enfrentamiento entre vecinos y militares en su provincia, tras la violación de una menor de edad en febrero pasado, en un hecho que conmocionó a todo el país, informa Diario de Cuba.


El enfrentamiento tuvo lugar en la población de Nuevo Vista Alegre, cuando los vecinos cercaron a Wilson Correa con el objetivo de hacer justicia por su propia cuenta, tras enterarse de que el hombre había abusado sexualmente de una niña de ocho años de edad.

Pero la policía y tropas especiales intervinieron para evitar que el pueblo matara al violador con sus propias manos.

Domínguez de la Rosa grabó y publicó estas imágenes, que ahora le costarán nueve años en prisión, por los supuestos delitos de «atentado», «desacato» y «desorden público».

Según su experiencia en la cárcel, Yoennis cuenta que lo encerraron en un cuarto, y le dijeron todo tipo de ofensas para que él se alterara, y le pusieron un desacato.


«Como no me dejé provocar, me ocuparon mi teléfono y mi laptop y me liberaron», confesó de la Rosa, acerca de lo sucedido el 12 de febrero.

Dos días después fue arrestado nuevamente, y trasladado a la misma unidad policial, estuvo allí sin ingerir alimentos, y lo dejaron durmiendo, pese a que la temperatura era baja en el patio de la estación.

El santiaguero relata que con un «trato cruel e inhumano», lo hicieron confesar ante una cámara que él «había incitado a las personas a que lanzaran piedras y agredieran a los guardias».

«Al principio lo negué, porque es mentira, si ves mis videos yo solo filmé, pero (el oficial) Julián me dijo que él no estaba jugando, que el ministro del Interior había dado la orden de apresarme y que si yo quería seguir vivo que asumiera que yo había sido el promotor de todo lo sucedido», añadió.

Los oficiales del Ministerio del Interior (MININT), le siguieron amenazando diciéndole, que según como fuese su comportamiento sería el trato, ya que sus publicaciones dañaron la imagen de la «Revolución».

«Me dieron a elegir, entre dos delitos, uno era atentado. Según ellos, aunque fuera inocente iba a pagar, pero si decía lo que ellos querían solo sería un año y seis meses de prisión domiciliar», precisó.

A de la Rosa no se le permitió contratar abogado, y fue enviado al centro de operaciones llamado Versalles, temido en Santiago de Cuba, por el trato degradante que le dan a los reclusos. Allí estuvo por casi 20 días en pésimas condiciones carcelarias, en marzo fue trasladado al Destacamento 6 de la prisión Aguadores, donde intentó quitarse la vida.

Luego fue internado en el hospital psiquiátrico de la localidad, donde estuvo esposado y drogado todo el tiempo. Tampoco recibió atención medica, pese a que la necesitó.

Después fue liberado recientemente, bajo fianza de 1.000 pesos, pero le aseguraron sería llamado nuevamente para cerrar el caso.

Hace tan solo unos días recibió una petición fiscal de siete años por «atentado», uno por «desacato» y dos por «desorden público», lo que significan nueve años de cárcel en total.

«Yo no hice nada malo, grabé y publiqué videos en mis redes sociales, no incité a la violencia, no ejercí violencia. Ni siquiera tengo antecedentes penales, pero quieren que alguien pague para ejemplarizar al resto», explicó de la Rosa.