Foto de archivo (pixabay)

Aunque el régimen castrista mantiene relaciones cordiales con la CEPAL, hace dos días este organismo presentó en México en “Estudio económico de América Latina y el Caribe”, y reveló que la economía cubana crecerá solo un 1.5% en 2018, una cifra inferior a la del pasado año.


Sin embargo, CEPAL ofrece un “regalo” al Gobierno cubano, pues estima que la economía isleña crecerá un porcentaje similar a la media de América Latina y el Caribe, no obstante se observan diferencias regionales relevantes.

El organismo especializado de Naciones Unidas detecta un débil crecimiento en la región motivado por síntomas de “incertidumbre y volatilidad”.

Sin embargo reconoce que “el crecimiento promedio general de la región, cuya proyección disminuyó siete décimas con respecto a la última estimación entregada por el organismo en abril pasado, mantiene una tendencia positiva, si bien muestra signos de ralentización”.

Pero Diario Las Américas que es un reto apuntar este mismo tipo de resultados para la economía cubana, en la que no existen indicadores estadísticos confiables para medir la coyuntura a muy corto plazo de la economía.

República Dominicana, vecino geográfico de Cuba se convierte en el campeón del crecimiento económico, con avances de un 5,4% y no muy lejos, Panamá registrará otro 5,2%.


Para Paraguay (4,4%), Bolivia (4,3%), Antigua y Barbuda (4,2%), Chile y Honduras (ambos con 3,9%) se estiman cifras menores, aunque significativas.

Sin duda los peores resultados se observan en Venezuela, inmersa en una crisis económica, política y social sin precedentes, con -12%.

El organismo detalla que este crecimiento económico regional se produce “en un escenario global complejo, caracterizado por conflictos comerciales entre Estados Unidos, China y otras naciones; riesgos geopolíticos crecientes; una caída en los flujos de capitales hacia los mercados emergentes en los últimos meses y un alza en los niveles de riesgo soberanos; depreciaciones de las monedas locales frente al dólar; y una expansión económica mundial que tiende a perder dinamismo”.

Un dato interesante de Cuba, ha salido a la luz, el PIB se ha mantenido al 9%, y su dinámica incluso ha ido en descenso, ante la ausencia de una inversión privada como en el resto de países.

En la Isla toda la inversión corresponde al Gobierno, único con capacidad para hacerlo, y éste preocupado por mantener los llamados “logros” en educación y sanidad, dedicando todos los recursos a estas áreas, apartando los motores del crecimiento económico, enfatiza el diario de Miami.

Es por eso que la falta de inversión privada en Cuba, ni un sector de construcción ha servido para reforzar la participación de las inversiones, ni tampoco las inversiones en maquinaria o equipo, como puede observar la entidad en otras naciones.

Evidente para todos, es que sin inversiones a la vista, la economía cubana crece cada vez menos y no genera riqueza para los cubanos, parte del bloqueo del régimen contra el pueblo, acota la prensa.

La pesada presión fiscal que recae de forma creciente en los trabajadores por cuenta propia, a los que se permite funcionar para convertirlos en fuente de ingresos tributarios es otro indicador de que la economía cubana se quedará estancada.

Diario Las Américas resalta que mientras en la región se frena la voracidad fiscal de los gobiernos, abriendo espacios para la actividad privada, la economía cubana va justo en la dirección contraria.

Como conclusión salta a la vista que CEPAL no ha sido rigurosa con la economía del país caribeño, sino que le ha echado la mano, más bien parece una cuestión de fe atribuir ese 1.5% de crecimiento, dado que datos cada vez peores serán arrojados a medida que avance la temporada turística, y haya mayor caída en el envío de crudo venezolano a la Isla.

(Con información de Diario de Cuba y Diario Las Américas)