Palmeras en Miami Beach. Foto: Sean Pavone / Shutterstock.com

La ciudad de Miami Beach reducirá sus famosas palmeras mientras busca alternativas más sombreadas para preservar su medio ambiente y tratar de mantener frescos a los residentes y visitantes.

Las autoridades se han embarcado en un plan de 30 años para reducir el porcentaje de palmeras en la ciudad a solo una cuarta parte de su dosel total para 2050, según el Miami Herald.


Actualmente, las palmeras Arecaceae representan más del 55% de la población de la ciudad de 48,900 árboles.

El recorte es necesario, dice el diario, para reducir el calentamiento urbano y mejorar la calidad del aire, y se eliminarán unas 1.000 palmeras en las próximas semanas como parte de los proyectos de construcción ya programados.

Según el plan maestro de silvicultura urbana que forma parte de la iniciativa Rising Above de Miami Beach para combatir la crisis climática, alrededor del 17 por ciento de la huella de 15.2 millas cuadradas de la ciudad tiene un dosel de árboles.

El plan detalla los beneficios ambientales de plantar árboles de sombra, incluidas especies como robles, fresnos, olmos y sicomoros, en lugar de palmeras. Por ejemplo, un roble vivo de 16 pulgadas de diámetro del tronco eliminaría 510 libras de dióxido de carbono, 20 oz de ozono dañino e interceptaría 725 galones de lluvia por año.


Por el contrario, una palma sabal palmetto nativa de las mismas dimensiones absorbería solo 2.7 libras de dióxido de carbono, 1.7 oz de ozono y 81 galones de lluvia.