La escasez en Cuba parece que no va a terminar nunca, la carne de cerdo que siempre ha sido más fácil de conseguir en Cuba ahora es un lujo en los hogares de la isla.

Una libra de carne de cerdo puede oscilar entre los 15 y los 45 pesos (entre los 60 centavos de dólar y casi los 2 dólares). Este elevado precio representa más del diez por ciento de un salario promedio.

“(La carne que llega a los mercados estatales) viene de cooperativas y de granjas, no de los productores independientes. No es mucha y no llega siempre, una o dos veces por semana es que entra. La gente la espera, hace cola (filas) desde temprano, antes que abra el mercado, para poder comprar esa (carne) que es más barata (…) entre los 20 y los 30 pesos (un dólar o poco más de un dólar), en fin, de año puede bajar hasta los 10 pesos (50 centavos de dólar) pero solo en fechas especiales. (…) El resto del año se mantiene en el mismo precio (20-30 pesos). (…) La carne de los productores independientes es la que cuesta hasta 50 pesos la libra de bistec y casi siempre hay, pero no todo el mundo puede comprarla debido a los precios” dijo a CubaNet un administrador de un mercado agropecuario.

“No te niego que (la carne) está muy cara, pero hay que pensar en cuánto nos cuesta a los criadores. Quien no conoce este negocio, no piensa en todo lo que se necesita para criar un puerco. (…) Uno solo se echa (consume) un saco de pienso en menos de una semana, el saco te cuesta 100 pesos (4 dólares), así que calcula cuánto hay que comprar en una semana para unos 10 animales. Aun así, tienes que ligarlo (mezclarlo) con sancocho (en Cuba se le dice a los desperdicios de comida) y también la lata (el quintal) de sancocho cuesta (…) yo la consigo a 10 pesos y todos los días son hasta 10 latas, más los sacos de pienso que se van como agua. Al final le vienes sacando a la carne no más de 5 pesos por libra. Saca la cuenta para que tú veas, y todavía me falta hablar de los corrales, pagarle al veterinario para que te vacune a los animales, (comprar) el cloro para los pisos, es una jodienda, no es tan fácil como la gente piensa” explico un criador de cerdo a CubaNet.


“Yo criaba puercos y tuve que dejarlo porque no es negocio (rentable), no solo que es una esclavitud, porque tienes que estar arriba de eso todo el día, que si dale comida, que si parió una puerca, que si se tupió la fosa, que si viene salud pública, es una pesadilla, sino porque al final no le sacas casi nada. (…) hay veces que gastaba más en un puerco que lo que recuperaba. Creo que la libra de carne me salía en 100 y yo la vendía en 40. (…) Eso es negocio para el que tiene alguna componenda, para el tipo que sabe dónde se consigue o se roba el pienso. (…) Casi siempre son tipos que trabajan en granjas del Estado y crían allí por la izquierda, o sacan de allí para su negocio particular, pero criar al pecho (de manera autónoma y sin acudir al mercado negro) es una locura. Nunca lo hagas”, dijo otro criador.

La realidad es que los cubanos de a pie hace rato que se despidieron de la carne de res y ahora tendrán que hacerlo de la carne de cerdo.