La administración Trump planea implementar una nueva serie de medidas para disminuir la cantidad de mujeres embarazadas que viajan a los Estados Unidos con visado de turista con el solo propósito de dar a luz para que sus hijos se conviertan automáticamente en ciudadanos estadounidenses.

Las nuevas regulaciones propondrían hacer más difícil la aprobación de un visado. Las solicitantes tendrán que convencer a los funcionarios de tener otra razón legítima para el viaje.


El Departamento de Estado planeó publicar las reglas el jueves, según dos funcionarios con conocimiento de los planes que hablaron con The Associated Press bajo condición de anonimato.

Un portavoz dijo que las reglas están «destinadas a abordar los riesgos de seguridad nacional y aplicación de la ley asociados con el turismo de nacimiento, incluida la actividad criminal asociada con la industria del turismo de nacimiento».

Hasta el momento se desconoce como los funcionarios podrían determinar que una mujer está embarazada. En el proceso actual no se pregunta a las solicitantes si están embarazadas o si piensan estarlo.

El presidente Trump criticó la práctica de estas mujeres y amenazó con ponerle fin, aunque los miembros de su administración han dicho que poner fin a la ciudadanía por derecho de nacimiento, que está garantizado por la Constitución, no es tan fácil de hacer.