kendry_morales_0


El cubano de los Reales de Kansas City, Kendry Morales, vino a jugar contra Miami y muchos lo querían ver, incluso lo quieren jugando la inicial en los Peces de Miami en un futuro.Para muchos lo mejor del béisbol hace unos 14 años en Cuba, tanto en su época de juvenil como con Industriales después.

El Herald no perdió la oportunidad y entrevistó al ídolo de Placetas pero de corazón azul.

Apenas te vemos en Miami, ¿es algo especial venir con tu equipo a la ciudad?

«Es la primera vez que vengo a jugar aquí y ciertamente hay un aire especial con tantos amigos y tanta gente que lo conoce a uno. No sé cuanto podrá verme el público, pero lo que me den lo voy a aprovechar».


Ya llevas 10 temporadas en las Mayores. Para un cubano resulta un mérito.

«Llegar a 10 años es algo muy difícil para un cubano y para cualquiera. Al final es el fruto del esfuerzo, de la constancia».

Has tenido altos y bajos, éxitos y momentos duros, ¿cómo evalúas tu carrera?

«No me puedo quejar. He tenido tropiezos, pero siempre ha mantenido una mente positiva. Me digo que nada me va a detener y que podré seguir camino y llegar a donde quiero llegar».

Esos tropiezos, ¿te han hecho más fuerte como pelotero, como persona?

«Sin duda, si me hubiera dejado dominar por los pensamientos negativos, jamás hubiera llegado a este momento en que estamos hablando de cosas por hacer, de sueños aún por cumplir».

Sueños como volver a ser campeones…

«Estamos en la pelea. Queremos meternos de nuevo en los playoffs, defender el título. Déjame decirte que si nos metemos, vamos a crearle un problema serio a los demás equipos. No hemos perdido el gustico del triunfo. No estamos muertos todavía».

Sabes que eres muy popular en Miami.

«Y les doy muchas gracias a todos esos que me siguen. Para estar tanto tiempo lejos resulta muy gratificante escuchar eso. Me da mucha alegría ver que mis paisanos están al tanto de todo».

Mucha gente pide que traigan a Kendrys para la inicial de los Marlins.

«No se puede descartar nada en la vida. Nunca he tenido ninguna conversación con los Marlins, pero si vienen los recibiré con los brazos abiertos».

Eres un personaje mítico en Cuba por tus años juveniles y con los Industriales, y ahora creces en Grandes Ligas, ¿eres profeta dentro y fuera de tu tierra?

«Creo que me subiste un poco ahí. Todo no es más que entrenamiento y más entrenamiento, ética de trabajo. No sé cuanto me queda en esta pelota. Ahora mismo estamos fuerte, pero no se hasta cuando voy a durar».