salario-minimo

Un juez en Estados Unidos bloqueo un plan de Obama para ampliar el pago de horas extras a más de 4 millones de trabajadores.


El plan de Obama estaba previsto que entrara en vigor el próximo 1 de diciembre y pretendía doblar de los actuales 23,660 dólares anuales a 47.476 dólares el salario que permite que un empleado cobre horas extra por trabajar más de 40 semanales.

El juez Amos Mazzant, de Sherman (Texas), dio la razón a una coalición de 21 estados liderados por Texas y Nevada junto con varios grupos empresariales, que alegaban que la medida de Obama era ilegal y solicitaban su paralización.

La medida permitía que más trabajadores se beneficiaran del salario de tiempo y medio en las horas extras pero los que se opusieron argumentaron que se dispararía el gasto gubernamental.

«La norma de horas extra perjudica al trabajador estadounidense, ya que limita la flexibilidad laboral sin un aumento correspondiente en el salario y obliga a los empleadores a reducir sus horas de trabajo, afirmó Ken Paxton, procurador general de Texas e impulsor de la demanda.


La Asociación Nacional de Minoristas celebró la decisión del juez al quedarse libres de tener que pagar horas extras.