El juez William Alsup bloqueó temporalmente el martes la decisión del gobierno del presidente Donald Trump de poner fin a un programa que ampara a los jóvenes de la deportación.

El DACA ha protegido de la deportación a unas 800,000 personas traídas ilegalmente de niños a Estados Unidos o que venían con familias que se quedaron tras el vencimiento de sus visas. La cifra incluye a cientos de miles de jóvenes con edad para estudiar la universidad.

El juez William Alsup de la corte del distrito norte de California emitió hoy su decisión, en la que califica de “arbitraria y caprichosa” la determinación que Trump tomó el pasado septiembre para acabar con DACA y dar al Congreso hasta el 5 de marzo para solucionar la situación de sus beneficiarios.

El plan DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia), fue promulgado por el expresidente Barack Obama en 2012 y protegió de la deportación y otorgó un permiso de trabajo temporal a unos 690,000 jóvenes que llegaron a Estados Unidos de niños, conocidos como “soñadores”.