El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, aseguró que ni la Asamblea Constituyente ni el Tribunal Supremo tienen méritos para inhabilitarle pero el régimen de Maduro puede intentar secuestrarlo.


Guaidó volvió a repetir que la constituyente ilegítima no tiene cualidades para allanar su inmunidad parlamentaria.

Calificó de «persecución política, inquisición y terrorismo de Estado» los intentos de Maduro de sacarlo de la escena política.