La pequeña comunidad de surfistas cubanos quiere representar al país en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, pero el principal problema que encuentra es que el Gobierno no los reconoce, según informa la web de entretenimiento y deportes, The Inertia.


Con la aceptación del surfing en las olimpiadas, los cubanos han visto una oportunidad para intentar luchar por la legitimación del deporte en la Isla. Ahora, estos surfistas piden el apoyo de la comunidad internacional.

Según detalla el cineasta y fotógrafo Corey McLean que ha viajado a La Habana este año para filmar a los surfistas, en la Isla el surf ha sido polémico sobre todo por «las prohibiciones de estar en el mar y las sospechas de que se trate de personas que querrían emigrar».

«Los surfistas hasta hace unos años eran constantemente amenazados con que iban a ser detenidos», explica McLean.

«Las cosas están mejoradas en comparación con lo que eran hace diez años, pero el hecho de que el Gobierno no reconozca el surf como un deporte legítimo sigue siendo una barrera enorme para la evolución del deporte en la Isla», lamenta.


La comunidad cubana de surf ha abierto una campaña en Change.org para pedir la legalización del surf. La petición será dirigida al INDER (Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación) y al Comité Olímpico Cubano.

Entre las personalidades del deporte que han visitado la Isla recientemente se encuentra la surfista profesional estadounidense Courtney Conlogue.