Influencias de Japón llegan a Cuba y conquistan a los más jóvenes, se trata de los otaku, término empleado en Asia para referirse a las personas con aficiones apasionadas al anime o manga, los videojuegos y la informática.

El Parque Morro-Cabaña, donde tradicionalmente se lleva a cabo la Feria Internacional del Libro, fue el sitio escogido para celebrar el V Festival Otaku Cubano, recoge un reportaje de CubaNet.

Al Festival los jóvenes cubanos asistieron disfrazados, y con personajes que ellos mismo se montaron, como una aficionada a los gatos, que en su disfraz usó todo el ingenio para destacar.


Según otra adolescente se trata de llevar a la realidad un personaje de un juego, contó que en su caso lo más difícil de adquirir fue la “peluca”, porque para el vestuario echó mano de su ropa vieja.

Otros se quejaron de lo “extremadamente difícil” que se les hizo conseguir “tela y accesorios”, en un país donde las carencias pisan fuerte.

Un joven opinó que de los festivales de este tipo, lo que más le gusta “es al ambiente, la diversión”.

Con poco los jóvenes cubanos hicieron mucho, y el entusiasmo y la creatividad tuvieron más fuerza, con kimonos, y acuarelas dieron un matiz festivo a esta celebración novel en la Isla. Voluntarios en La Habana que conforman un grupo de protección animal también dijeron presente en el evento.

Bajo el disfraz y el gusto por el anime o manga, los jóvenes cubanos encuentran también algo que los distingue, y los diferencia del resto.