Los records de velocidad que el pitcher cubano Aroldis Chapman ha logrado en las Grandes Ligas han comenzado a «entrar en peligro», luego de que en unas prácticas en el campo de los Medias Blancas de Chicago, el joven derecho Michael Kopech, lanzara la bola a 110mph.

Sin embargo, según se puede apreciar en el vídeo colgado en la red social Twitter, Kopech no lanzó desde un montículo, y ni siquiera lo hizo con los movimientos de un pitcher.

Pero estamos hablando de un joven con mucho menos edad, con el potencial, que otras veces desde el box ha lanzado 96 y 98 mph de manera estable, y que pudiera en poco tiempo rozar los tres digitos en velocidad de pitcheo.

Los White Sox adquirieron a Kopech por Chris Sale (en realidad el trato involucró otros peloteros) y ahora, tras la publicación de este vídeo, sus fans andan muy contentos porque un brazo de ese calibre en el staff de pitcheo pudiera proporcionarle alegría, triunfos o al menos tranquilidad, mientras las aguas, en el segundo equipo de Chicago cogen su nivel.