El joven cubano de 25 años Harlem Suárez, quien fue arrestado por ser parte de un complot para detonar una bomba en una playa de los Cayos en Florida solicitó al juez que no le impusiera la sentencia a cadena perpetua.

A Harlem, también se le acusa de mantener lazos con organizaciones terroristas (ISIS) y de intentar actos de violencia masiva.
No obstante, su abogado presentó ante el tribunal unos documentos en los que muestra que los padres del acusado lo presionaron para que rechazara una admisión de culpabilidad que le habría representado cumplir veinte años de cárcel.

Su defensor, también informó que el acusado no tiene antecedentes penales y padece problemas psicológicos. La sentencia será dictada el próximo 18 de abril, y por los cargos que pesan en su contra podría ser condenado a más de una cadena perpetua.