Rogel Aguilera-Mederos regresó a la corte este lunes 13 de diciembre para recibir sentencia luego de que un jurado lo encontrara culpable de causar un mortal accidente en la autopista I-70 en Colorado en abril del 2019.


Tras varias horas de testimonios tanto de la defensa como de las familias afectadas, Rogel fue sentenciado a 110 años, informó CBS Denver. El juez determinó la sentencia basada en los cargos contra su persona, y explicó que cada sentencia se imponía sobre el joven de forma consecutiva por considerarse crímenes violentos, en lugar de poder cumplirlas simultáneamente.

Cuatro personas murieron en el terrible accidente y otras 10 resultaron heridas luego del choque en cadena que involucró un total de 26 autos.

El joven cubano residente de Texas, enfrentaba 41 cargos en relación con el monumental accidente ocurrido el 25 de abril de 2019.

Aguilera fue declarado culpable en octubre de un total de 26 de los 41 cargos que enfrentaba inicialmente, incluyendo 4 cargos de homicidio vehicular. Por cada cargo de homicidio el juez otorgó la menor sentencia de 10 años a cumplir de forma consecutiva. Los demás cargos también recibieron la sentencia mínima posible de 5 años, pero de igual forma a cumplir consecutivamente cada una. Algunos otros cargos recibieron una sentencia menor de 1 año.

Esta fue una sentencia devastadora para el joven cubano que se marchó de la sala judicial con el alma rota.


Rogel ha estado en prisión en Colorado en espera de su sentencia este lunes.

El pasado mes de noviembre el joven cubano dio declaraciones en especial a Telemundo sobre el devastador accidente en la I-70 que ha cambiado el curso de la vida de varias familias.

«Quiero decirles a esas familias que eso nunca fue intencional, nunca, yo quisiera que ellos me perdonaran y que Dios haga el milagro y toque su corazón» dijo Rogel en la entrevista después de conocer que era encontrado culpable de 26 de los 41 cargos que le presentaron.

«Quisiera hablar con ellos cara a cara, decirles que lo siento mucho y que me perdonen, que nunca fue intencional que se los juro por Dios que yo prefería haberme muerto, yo nunca me fui para arriba del tráfico, nunca, pero todos los días de mi vida le pregunto a Dios por qué me dejó vivo, yo cambiaría mi vida por la de ellos cuatro, solo Dios sabe por qué me dejó vivo a mí» anadio Rogel.

Este lunes durante su audiencia Rogel dijo entre lágrimas: «Yo no soy un criminal, no soy un asesino, y mi Dios sabe eso. Yo quisiera abrazarlos (a las familias de las víctimas), y rezar con ellos».

El cubano de 26 años explicó que estaba ganándose la vida honradamente luego de emigrar desde Cuba en busca del sueño americano. Pidió perdón a las familias y pidió perdón a todos los lesionados en el accidente.

«Estoy vacío dentro. Esto no es vida».