Este miércoles por un par de horas Joe Carollo, quien fue despedido en el 2014, retomaba el poder administrativo de la ciudad de Doral por apenas unas horas. Formando parte de un arreglo extrajudicial que estipula devolverle el empleo, con la condición de que renuncie. Teniendo como ganancial la suma de $50,000 que serán pagados por el gobierno municipal.


“El hecho de que me reintegraran a mi puesto por un día, y que aceptaran una carta de renuncia retroactiva, cuando miembros de la comisión conspiraron para despedirme, lo dice todo. Ninguna ciudad aceptaría eso al menos que supieran que perdieron”, dijo Carollo, de 61 años.

El 28 de abril del 2014 fue el día que marco su despido, quien había ocupado el cargo por 15 meses y hoy su carta de renuncia con dicha fecha como si el tiempo no hubiese pasado.

Carollo dijo que el entonces alcalde Luigi Boria y las concejales Sandra Ruiz y Christi Fraga lo sacaron del cargo en represalia por denunciar que estaban relacionados con presuntos actos de corrupción e infracciones a las reglas de financiación de campañas políticas. Poco después Carollo demandó al gobierno municipal de Doral, así como a Boria, Ruiz y Fraga, alegando que el despido infringió sus derechos a la libertad de expresión bajo la Primera Enmienda, y las leyes estatales de protección de informantes.

Hoy Carollo entro al Ayuntamiento de Doral a entregar su carta de renuncia, acompañado de medios locales. El documento será agregado al archivo de empleado. Actualmente aspira al un puesto en la Comisión de esa ciudad, que deja vacante su hermano Frank Carollo.


“Esto es lo que yo quería y esto es lo que conseguí”, dijo Carollo sobre la renuncia retroactiva. “Estoy contento de que podamos cerrar este capítulo y dejar esto en el pasado”.

A finales del año pasado, una juez federal decidió continuar con la demanda que había presentado contra Boria, Ruiz y Fraga quienes apelaron la decisión. Pero un tribunal federal de apelaciones falló a favor de que la demanda precediera.

Como parte del arreglo, el gobierno de Doral pagará a Carollo $50,000, una suma mucho menor de la que tendría que pagar si Carollo ganaba la demanda. De haber ganado en un tribunal, Carollo habría reclamado sueldo retroactivo de tres años. Su salario anual era de $150,000 y otros $100,000 en beneficios.