La empresaria e hija del presidente estadounidense, Ivanka Trump, celebra el aplaudido discurso de Oprah Winfrey en los Golden Globe 2018.


La hija del mandatario estadounidense Donald Trump escribió en Twitter que pudo ver el “empoderador e inspirador” discurso de la popular presentadora norteamericana, por el que muchos internautas piden ya una candidatura de la periodista y productora a la Casa Blanca.

Sin embargo, que Ivanka apoyara el discurso y lo dijera abiertamente en las redes sociales, produjo una ola de críticas, de quienes incluso la acusaron de ser parte del problema, reprochándole la conducta de su padre, y la tildaron de hipócrita.

Winfrey recibió el premio Cecil B. DeMille, a su trayectoria en la noche del domingo, y en su alocución dijo: “Unámonos todos, hombres & mujeres, & digamos #TIMESUP!”, en referencia a la consigna lanzada contra la cultura de los abusos en Hollywood.

Ivanka como ciudadana estadounidense tiene todo el derecho a decir públicamente con qué sí y con qué no está de acuerdo, como los usuarios en las redes sociales también están en el derecho de criticar, sin ofensas.

La asesora de la Casa Blanca e hija del actual presidente norteamericano, participó en la Asamblea Mundial de la Mujer en Tokio en noviembre pasado, donde se pronunció en el escenario mundial sobre la importancia de cambiar la cultura en los lugares de trabajo, y las políticas gubernamentales de manera que ayuden a las mujeres y a sus familias para que produzcan economías más sanas.

“Si las mujeres cierran la brecha con los hombres en todos los aspectos del trabajo y la sociedad, podrían agregarse billones a nuestro producto interno bruto mundial anual durante la próxima década”, dijo la empresaria en alocución ante la Asamblea Mundial de Mujeres en Japón.

Y aunque una agencia de prestigio como CNN diga que Ivanka no es una líder para las mujeres, entonces tampoco lo hubiese podido ser Hillary Clinton, por la que muchos y muchas votaron, ya que su esposo el ex presidente Bill Clinton, desató escándalos sexuales durante su mandato, y la ex primera dama continuó con su célebre matrimonio. Tal vez Hillary como Ivanka, tengan todo el derecho a expresarse, a hablar sobre el empoderamiento de las mujeres, pues al fin y al cabo puede que también sean víctimas de una cultura patriarcal imperante, y la voz de ningún ciudadano puede ser anulada.

Quizás sea hora de alejarnos del falso moralismo basado en estereotipos superficiales, si verdaderamente se quiere defender la dignidad de la mujer, y combatir la discriminación, violencia y abusos sexuales contra las mujeres, no seamos excluyentes, todas las opiniones y todas las posturas vengan de donde provengan, deben ser escuchadas y debatidas con respeto.

(Con información de Diario Las Américas y share.america.gov)