Yotuel Romero vocalista de Orishas y acompañado por los otros dos miembros de la antológica agrupación cubana, Roldán González y Ruzzo Medina reflexiona: “la música barata está ahí y es necesaria, porque hay mucha gente que la consume, igual que la comida ‘fastfood’”.

Pero Orishas defiende su quinto álbum, y el primero en diez años de pausa “Gourmet” según sus creadores es un menú de “platos únicos hecho a fuego lento y con alto tratamiento, con mucha investigación de los ingredientes”.

“Más que rejuvenecer nuestro sonido, había que alimentar a otra generación, mostrarles el potencial que se podía lograr creando una música auténtica, sin tanta copia”, comentan sobre el nuevo disco.

La nueva producción discográfica de la banda cubana se ha estado escuchando en plataformas digitales como Spotify o YouTube.

Sobre su secreto, dicen continua siendo “juguetear con la música urbana, que ha sido el factor fundamental desde sus comienzos», a finales del siglo XX, cuando se dejaron fascinar por aquellos casetes de raperos que llegaban con cuentagotas y que les enviaban los parientes que residían fuera de Cuba. En ese entonces en la Isla el «hip hop» era visto aún como «la música del enemigo”, rememoran.


“Nos alimentamos de lo que se está cocinando a nivel sonoro en la calle y lo condimentamos con nuestro salsón, con nuestra guajira y nuestro punto campesino”, enfatizan los integrantes de Orishas, que acotan que la cubanía, es su elemento primordial.

“Sabíamos que ese tema iba a ser un plato increíble, pero al cocinarlo a veces se pasaba de sal, hasta que al final salió. El resultado es el ejemplo perfecto de 20 años de carrera y resume la identidad de la buena música urbana cubana”, comentan haciendo alusión a “Gourmet”.

En el nuevo álbum tienen varias colaboraciones en las que fusionan la música cubana con otros géneros latinoamericanos como el ballenato, la ranchera, y el bolero, trabajaron con el colombiano Silvestre Dangond, la española Beatriz Luengo, el pianista cubano Chucho Valdés, Franco de Vita y Jacob Forever entre otros.

Tienen previsto regresar a la Isla en noviembre para volver a tocar “en casa”, su gira de reencuentro y actuaciones que este verano les han llevado a festivales como el multitudinario Rototom Sunsplash de Benicàssim (Castellón), este miércoles arranca oficialmente el periplo del nuevo disco con una fiesta privada en la que los platos correrán a cargo del chef José Andrés, señala Diario de Cuba.

El próximo año Orishas celebrará 20 años de existencia, para entonces tienen preparada una gran sorpresa, que incluirá la edición de Gourmet en vinilo y “una botellita de ron” para festejar.

(Con información de Diario de Cuba)