A penas ha pasado un año de la premier de la cinta “Últimos días en La Habana” y ya el cineasta cubano Fernando Pérez nos sorprende con una nueva entrega muy diferente a sus anteriores propuestas.


«Insumisa», es el nombre de la nueva película basada nada más y nada menos que en la historia de Enriqueta Faber, la primera mujer que ejerció la medicina en Cuba pero vestida de hombre.
Enriqueta dio mucho de qué hablar en su época. Todavía se debate sobre su coraje, porque sin dudas desafió todos los límites de su tiempo, aunque la medicina estuviese prohibida para las damas.

Ella se travistió, formó parte de un ejército y se vio envuelta en el juicio más escandaloso del siglo XIX en Cuba. No era cubana, nació en Lausana, Suiza en 1791 y como mujer era una dama bella, de cabello castaño, ojos azules, nariz abultada, y lujosos vestidos. Con 18 años enviudó, pues su marido murió siendo oficial en el ejército de Napoleón Bonaparte.

Fue entonces que Enriqueta, para no depender más de un hombre se visitó como varón y marchó a Francia para matricular en la carrera de medicina. Una vez que obtuvo el título ejerció como cirujano entre las tropas francesas. Tiempo después en busca de la última familia que le quedaba (la esposa de su tío muerto en la guerra) desembarcó en Santiago de Cuba en 1819 a bordo del velero La Hevetía.

Para ejercer su profesión lejos de las habladurías y todavía como hombre, marchó a Baracoa estableciéndose allí como el doctor Enrique Faber. Entonces para disipar aún más las sospechas y las presiones sociales decidió casarse con una mujer que estaba a punto de fallecer por la tuberculosis.

Se llamaba Juana de León, pero aquella dama muy pronto se percató de la farsa de su “esposo” y ofendida decidió llevar a Enriqueta ante los tribunales en 1823. Ella no solo pretendía anular el matrimonio sino desmentir y condenar a Faber. La sentencia no pudo ser más cruda, cuatro años de prisión y el destierro a Nueva Orleans con solo 33 años por vestir como hombre, casarse con otra mujer y engañar a la sociedad.


La historia de esta transgresora mujer ha tenido miles de referencias en el mundo entero. Sobre Enriqueta se escribió un libro en Cuba titulado “Por andar vestida de hombre” que lleva la firma del historiador Julio César Gonzáles Pagés.

Gracias a Julio César González fue posible detectar la tumba de Enriqueta Faber en Nueva Orleans, casualmente poco antes de que el huracán Katrina devastara esa zona de Estados Unidos.
Sin embargo, a pesar de muchos proyectos que se han intento llevar al cine nunca se ha concretado una película sobre Enriqueta Faber.

¿Qué distingue la propuesta cinematográfica de Fernando Pérez?

Aunque pudiera parecer que la película intenta narrar la historia biográfica de Faber, el también director de “Suite Habana” (2003) puntualizó que “no será una biografía fiel a la historia real del personaje, sino una interpretación y actualización de la misma”.

Se trata de un suceso que no solo trasciende por el carácter de esta mujer, sino porque es un hecho histórico que merece la pena contar para que quede inmortalizado desde el cine.

Todo sucede en siglo XIX, pero para Fernando Pérez se trata de un tema muy actual. Su visión de Faber confirma también sus conceptos de libertad. El afamado cineasta ha dicho que Insumisa es “un filme que entiende la transgresión como vía para alcanzar la libertad individual. Para ser libre hay que romper normas y limitaciones de todo tipo. Es una cinta que habla sobre la libertad que tiene todo ser humano de ser lo que quiera ser”.

Para el personaje de Faber fue elegida la actriz francesa Sylvie Testud. El resto del elenco lo conforman “Mayito” Guerra, Héctor Noas, Giselle González y Jenny Soria.

Veremos cuanto nos impacta la caracterización de la actriz Sylvie Testud al encarar a la inigualable Enriqueta Faber. Veremos también si esta mujer logra que el personaje cale en lo más hondo del público como lograron hacerlo los actores de “Clandestinos”, “Hello, Hemingway”, “Madagascar”, y “José Martí, el ojo del canario”, todas bajo la genial dirección de Fernando Pérez.