Enero fue el cuarto mes consecutivo en que la industria hotelera del sur de la Florida tuvo un pobre rendimiento, informó el Nuevo Herald.


Según cifras de la compañía STR que se encarga de seguir la oferta y la demanda, así como el rendimiento de los hoteles, el Condado Miami-Dade terminó enero con un 0.4 por ciento menos de habitaciones vendidas que en la misma fecha el año pasado, lo que significa que, desde octubre, es el cuarto mes en que se reporta una disminución.

Las habitaciones vendidas en el Condado Broward fueron 2.5% menos que en enero de 2016. Ambas cifras muestran, sin embargo, un ligero repunte en los últimos tres meses, cuando la venta de habitaciones cayó un 3.9% en octubre de 2016 en Miami-Dade y un 6.2 por ciento en octubre 2015 en Broward.

En enero, las habitaciones de hotel en Miami-Dade estuvieron casi cinco por ciento menos llenas que en enero de 2016 y los hoteles pudieron cobrar alrededor de 9.3% por las habitaciones. La tasa promedio diaria fue de $215, una caída si se compara con la de $237 en la misma fecha en el 2016.

En total, la industria tuvo cerca de 10% menos ingresos en Miami-Dade y aproximadamente 5% menos en Broward que en la misma época el año pasado.


El declive, según los expertos, se debe a obstáculos que afectaron a la industria durante todo 2016, como el aumento de nuevas habitaciones de hotel (4.6% más habitaciones en enero en Miami-Dade que el año pasado), el fortalecimiento del dólar norteamericano, una débil economía latinoamericana, la pérdida para 2017 de negocios colectivos por culpa del virus del zika y el impacto de una masacre en el Aeropuerto Internacional de Hollywood-Fort Lauderdale que cobró cinco vidas.