Un centro para menores inmigrantes en Homestead alberga a algunos de los casi 2.000 niños que han sido apartados de sus familias desde que la administración Trump implementó la política “tolerancia cero” a la inmigración ilegal.

El senador demócrata Bill Nelson se llegó a la instalación este martes, junto a un grupo de legisladores, con el fin de encontrarse con funcionarios federales, y evaluar las condiciones del albergue, uno de tres centros para menores indocumentados en Florida, acota Telemundo 51.

Sin embargo tanto Nelson como la representante Debbie Wasserman Schultz alegaron que les impidieron el acceso.

“Ahora están avergonzados y no quieren que verifiquemos el bienestar de estos niños. Esto es absolutamente ridículo, estoy avergonzado de que el gobierno esté haciendo esto”, declaró el demócrata fuera del centro de detención.


Añadieron que querían ver las condiciones en las que se encuentran los menores, y saber cuántos han sido separados de sus familias en la frontera.

La representante Schultz agregó que la compañía que gestiona las instalaciones les había dicho más temprano que podrían ingresar.

“Están tratando de encubrir y no dejar que el público estadounidense vea lo que realmente está sucediendo aquí. ¿Están abusando de estos niños?
¿Están durmiendo en el piso? ¿Están en jaulas como los que hemos visto en video?”, añadió la congresista.

(Con información de Telemundo 51)