César Sánchez, oriundo de Guatemala, llamó este martes al 911 para pedir que lo deportaran hacia su país natal porque se encontraba muy mal de salud, reporta El Nuevo Herald.


Despachador: “Ha llamado al 911. ¿Tiene una emergencia?”.

César: “Estoy muy enfermo, no es una emergencia, solo quiero que me deporten”.

El individuo, de 36 años, se encuentra en problemas con la justicia tras haber llamado repetidamente desde Bayshore Drive en Naples pidiendo ser deportado. Cuando llegó la policía fue arrestado por hacer mal uso del servicio telefónico y ahora está detenido por migración.