Un hombre del sur de la Florida fue arrestado el lunes después de que esposó repetidamente a un niño a una jaula para perros y se negó a alimentar al menor y no le permitió usar el baño, dijo la policía.

Robert Dersa II, de 32 años, residente de Palm Springs, enfrenta acusaciones de abuso infantil.

Según un informe de la policía de Palm Springs, el Departamento de Niños y Familias comenzó una investigación sobre las denuncias de abuso infantil que involucra al niño de 12 años, en octubre pasado.

Cuando un investigador del DCF entrevistó al niño, le comentó al oficial Frank Ricciardi que Dersa “lo esposó a la jaula del perro por más de 12 horas porque entró al refrigerador sin permiso y bebió un poco de crema de café”.


“El niño informó que cuando lo esposan a la jaula del perro, se le niega la comida y no puede usar el baño”, detalla el informe.

También afirmó que Dersa lo golpeó con un “bastón de aspiradora” y le dio un puñetazo antes, según el reporte.

Cuando Ricciardi y el investigador del DCF se encontraron con una mujer no identificada en el hogar, ella negó las acusaciones, diciendo que lo castiga haciéndole trabajar en el jardín o quitándole cosas.

“Ella declaró que el niño está enfermo y delirante y su comportamiento apesta”, aparece en el informe.

Durante una inspección de la casa, Ricciardi notó una gran jaula para perros en un dormitorio “con dos juegos de esposas unidas al frente de la jaula”.

La policía dijo que había denuncias previas de abuso infantil en relación con el niño, que datan de 2013.

Durante una entrevista con la policía el lunes, Dersa comentó que el niño “ha estado fuera de control” durante varios años y lo llamó un “caso mental”.

Dersa negó haber esposado al niño a una jaula para perros, pero cuando Ricciardi le preguntó sobre la jaula en el hogar, Dersa dijo que era para dos iguanas grandes.

Sin embargo, Dersa no pudo proporcionar ninguna foto de las iguanas para mostrar a la policía, recoge el reporte.

Dersa fue liberado de la cárcel el martes con un bono de $ 53,000.

“Nunca le puse una mano encima al niño”, le dijo Dersa a WPBF, la filial de ABC en el condado de Palm Beach.

El hombre alega que el chico tiene “una mente atribulada”.

Bajo los términos de su liberación, el inculpado no puede tener contacto con el niño.

(Con información de Local10.com)