Los policías estatales detuvieron el pasado mes un Nissan 2005 después de detectar que el auto se conducía erráticamente en la Interestatal 95 fuera de Port St. Lucie.

Cuando los policías contactaron al conductor, detectaron el «olor obvio y distintivo» del alcohol «proveniente del interior del vehículo». El conductor, Scott Garrett, de 56 años, estaba letárgico, arrastrando las palabras, y tenía los ojos muy rojos. En el asiento delantero del pasajero del automóvil había una botella abierta de Sailor Jerry Spiced Rum.

Antes de realizar una serie de pruebas de sobriedad, Garrett le pidió a los policías que lo llevaran a su casa de Júpiter. Luego, Garret trató de señalar el peligro de conducir a otra parte, añadiendo que no conducía el vehículo, pero fue … en realidad, su perro», señaló un investigador, quien así lo escribió en el reporte policial.

A pesar de la coartada de Garrett, fue arrestado por conducir ebrio (una prueba de aliento registró su contenido de alcohol en la sangre en más de tres veces el límite legal de .08). Un informe de la Patrulla de Carreteras de Florida señaló que la hoja de antecedentes penales de Garrett incluye tres condenas anteriores por DUI.


Durante la revisión del vehículo, resultó ser que no existía tal perro. Los agentes informaron que Garrett «era el único ocupante» del Nissan.

Garrett, quien se declaró inocente del conteo de DUI, está próximo a ir a la corte el 30 de julio.