Harry Reid, líder de la minoría demócrata del Senado de Estados Unidos, advirtió al director del FBI, James Comey, que puede haber violado la ley al hacer pública la investigación presuntamente relacionada con los correos electrónicos de Hillary Clinton a apenas días de las elecciones presidenciales.


En una dura misiva dirigida a Comey, Reid asegura que parece que el director del FBI está beneficiando a un partido político sobre otro, lo cual podría violar la Ley Hatch, que prohíbe a los funcionarios del Gobierno utilizar su posición para influir en una elección.

«Le escribo para informarle de que mi oficina ha determinado que estas acciones pueden violar la Ley Hatch», indicó el líder de la minoría del Senado. «A través de sus acciones partidistas, es posible que haya violado la ley».

«En mis comunicaciones con usted y otros altos cargos de seguridad nacional, ha quedado claro que posee información explosiva sobre los estrechos lazos y la coordinación entre Donald Trump, sus altos asesores y el Gobierno ruso», prosiguió el senador, quien lleva tres décadas de carrera legislativa.

En ese sentido, Reid reiteró que los ciudadanos estadounidenses tienen derecho a saber esa información, cuya publicación no supone ningún riesgo, algo que le solicitó a Comey hace meses.

Sin embargo, compara el senador, «tan pronto como tuvo en posesión la más mínima insinuación relacionada con la secretaria Clinton, se apuraron para darlo a conocer de la manera más negativa posible».


El demócrata concluye la misiva subrayando al director del FBI que él mismo fue uno de sus primeros apoyos para ocupar el cargo, cuando los republicanos querían bloquearlo y lideró su defensa porque creía que era «un servidor público con principios».

«Con todo el dolor, ahora veo que me equivoqué», concluye.

Por su parte, la campaña de Clinton ha reiterado al director del FBI que ponga todos los datos sobre la mesa para evitar los rumores y las hipótesis, pero Comey no ha facilitado ni un solo detalle más desde el viernes.