Diez días atrás, vecinos de Calzada de 10 de Octubre y Santa Amalia en Arroyo Naranjo, llamaron a la policía a causa del fuerte olor que provenía del apartamento número 1812 donde vivía un profesor de francés.

El hombre de 51 años fue hallado muerto en su apartamento por las autoridades habaneras con signos de tortura, los vecinos fueron testigos de la extracción del cadáver.

De acuerdo al reporte de Diario de Cuba, la puerta de la vivienda tuvo que ser derribada por el cuerpo de bomberos y los peritos de Criminalística, quienes trabajaron más de cuatro horas en el lugar de los hechos.

El inmueble se mantuvo cerrado por la policía, las investigaciones por la muerte del profesor Andrés Vega continúan.


Según la información de las autoridades, Vega llevaba muertos varios días, sus manos se encontraban atadas y tenía heridas punzantes en el cuerpo.

El cuerpo presentaba visibles huellas de tortura, dijeron los peritos a los vecinos.

El fallecido impartía clases de francés en la Facultad de Lenguas Extranjeras de la Universidad de La Habana, y también daba clases de inglés en un preuniversitario cercano a su residencia, sus vecinos lo conocían como “el profesor”, el hombre vivía solo, y no se le conocía familiar alguno.

Conocidos y vecinos del maestro no han tenido noticias de los avances de la investigación, el Departamento Técnico de Investigaciones de Acosta y Diez de Octubre está al frente de las investigaciones.

Diario de Cuba señala como principal obstáculo para este tipo de investigaciones, la ineficacia y el secretismo en torno a ese tipo de crímenes que caracteriza a las autoridades en la Isla.

(Con información de Diario de Cuba)