Habitantes de una comunidad en Guantánamo viven en pésimas condiciones y sin agua potable (Imagen, captura de pantalla, CubaNet)

Tras seis años viviendo en un contingente, a la cubana Antonia Céspedes le fue otorgada una vivienda en el poblado El Millo, en la provincia de Guantánamo, sin embargo esta guantanamera sigue viviendo en pésimas condiciones y sin agua potable, informa CubaNet.


Una crecida del río arrasó con la casa de Antonia, contó la mujer en el reportaje con el medio independiente Palenque Visión.

«Cuando las aguas bajaron yo fui a ver mi casa y lo que tenía eran tres palitos nadamás», explicó.

Aunque según Céspedes, el Gobierno cubano le dio algunos materiales para reconstruir su casa, un dirigente en Guantánamo le robó sus materiales y la enviaron para El Millo.

La mujer denunció las precarias condiciones en las que vive su familia, y las crudas imágenes muestran el desolador entorno del caserío.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

La guantanamera alega que han sido bastantes las promesas de que arreglarán el lugar, sin embargo eso no ha sucedido.

«Nos tienen a base de mentiras», lamentó Antonia.

En la comunidad donde residen esas familias guantanemeras no existe el agua potable, tampoco consultorio médico, ni bodega.

El agua que consumen las personas que ahí habitan es de un canal. La mujer quiso llamar la atención del designado gobernante cubano el día que visitó Guantánamo, pero su esposo la alertó y le dijo que era algo peligroso.

Para alimentarse los pobladores se dedican a la pesca y al cultivo de viandas, por la falta de establecimientos donde se comercializan alimentos, los más pequeños que son bastantes en el lugar, sufren las consecuencias de vivir en un lugar aislado, sin ningún tipo de recreación.