Imagen tomada de redes sociales

Aunque las autoridades en La Habana han habilitado instalaciones estatales para acoger a los damnificados, y han restablecido el servicio eléctrico en la mayor parte de la capital, la opositora y economista cubana Martha Beatriz Roque opina que la entrega de ayuda por parte del gobierno sigue siendo un problema, reporta Martí Noticias.

Una delegada de barrio en Luyanó declaró en televisión nacional que se podía llevar ayuda a los damnificados, pero el gobierno iba a fiscalizar todo lo que llevaran, expuso Roque.

La economista comentó que la delegada dijo conocer “perfectamente quiénes son las personas que necesitan la ayuda”, pero Roque asegura que el gobierno monopoliza la distribución de las donaciones.

“Yo quiero llevar una ayuda y tengo que ir al Poder Popular, y ahí me ponen un trabajador social como guía. Y yo pido llevar esa ayuda a ese lugar, y ellos como que me guían”, detalló el trabajador del sector privado, Pedro Luis García.

La situación para quienes quieran ayudar de una manera desinteresada es muy frustrante, confesó la profesora universitaria Omara Ruiz Urquiola.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Ruiz Urquiola indicó que los cubanos que desean ayudar, tienen que andar “semiescondidos”, tal vez se lo permitan y tal vez no, según la profesora “…ha habido de todo”.

Ella cuenta se ha separado de todos los grupos, y recopila datos para enviar los donativos directamente a las personas afectadas.

“Ni siquiera pasa por mí”, concluyó.