Después de que la mujer de New Hampshire que ganó 560 millones de dólares en el Powerball, estuviera perdiendo unos 14 mil dólares diarios, un juez ha terminado por aprobar la solicitud de la ganadora que quiere permanecer bajo anonimato, y que su dinero sea depositado en un fideicomiso.


“Jane Doe”, con el sobrenombre que se dio a conocer, firmó al reverso de su boleto ganador, sin darse cuenta de que con esa simple acción, autorizaba a la Lotería para que dieran a conocer su identidad.

La norteamericana presentó una demanda en un intento por ocultar su verdadera identidad, alegando que sentía un gran estrés y le merodeaban preocupaciones acerca de su seguridad.

Su abogado William Shaheen declaró: “Estaba muy molesta porque no sabía que había perdido su derecho de anonimato al firmar el boleto”.

La mujer dijo a sus abogados que pidieran en la corte, que ella pudiera cobrar el boleto bajo un fideicomiso, The Good Karma Family Trust, y con esto borrar el nombre de la afortunada en el reverso del boleto.


Mientras el caso legal sobre la autoidentificación se abre camino en el sistema judicial estadounidense, el viernes un juez anunció su decisión de permitir la liberación de los fondos.

El magistrado explicó que la Comisión de lotería de New Hampshire debe indagar a escala estatal para corroborar que la mujer no deba manutención infantil, y que ella es una compradora elegible, luego de este proceso, las ganancias de Powerball se transferirían al fideicomiso.

(Con información de Mundo Hispánico)