El boxeador cubano Guillermo Rigondeaux ha vuelto a los entrenamientos, luego de varios meses de bajo perfil.

El santiaguero busca dejar atrás su derrota de diciembre pasado ante Vasyl Lomachenko, que defraudó a sus seguidores.

A sus 37 años confía en el futuro, y sueña con reconquistar títulos que una vez obtuvo en las 122 libras.

Ante la pregunta de por qué demoró tanto en regresar a entrenar, respondió:


“Estaba descansando y no había más nada, pero ya volvimos nuevamente, estamos en escena y listos para iniciar un nuevo capítulo en nuestra carrera. No he perdido la pasión por el boxeo’”.

“Mis energías físicas y mentales siempre han estado ahí. No pasó nada. Yo no soy de esos boxeadores que pierden una pelea y se mueren. Muchos grandes han perdido y no creo que mi derrota, ante un buen boxeador, sea algo que determine mi carrera”, confesó.

En cuanto a la pelea de dos divisiones arriba, Rigondeaux dijo que no fue un error, simplemente “las cosas no salieron como esperaba”.

Sobre la respuesta de los aficionados, el púgil expresó: “todo el mundo quiere ganar, pero esto es así, unos ganan y otros pierden’”.

Acerca de sus planes, el ex campeón cubano comentó:

“Vienen cosas buenas. Ciento por ciento. No quiero adelantar nada pero vienen muchas cosas buenas. Yo siempre he estado de vuelta, yo nunca he estado quitado. La gente me pregunta por las calles que dónde yo estaba metido, pero yo estoy aquí. Tranquilo’”.

Para el boxeador recuperar sus títulos, no es una quimera, lucha cada día con ese objetivo:

“…a mí me quitan los títulos, yo los recupero. Me los vuelven a quitar, trato de buscarlos de nuevo. Eso no es problema para mí, el que los tenga yo se los quito, una y otra vez’”, detalló.

(Con información de El Nuevo Herald)