Guardia Costera

La Guardia Costera de Estados Unidos interceptó 2 yates que alquilaban viajes de forma ilegal en Miami desde el Marine Stadium.


«Un miembro del equipo de abordaje de la estación de la Guardia Costera de Miami Beach se asoció con los oficiales de FWC y llevó a cabo un abordaje del barco Miami Boss de 33 pies. Había 11 personas a bordo, 10 eran pasajeros de pago y un marinero acreditado. Se determinó que la embarcación era una embarcación de pasajeros pequeña ilegal cuando el fletador informó que no tenía elección entre capitán y tripulación, y el propietario de la embarcación pagó a la tripulación» dijo la Guardia Costera en un comunicado.

En el segundo yate la Guardia Costera dijo lo siguiente:

«Un miembro del equipo de abordaje de la estación de la Guardia Costera de Miami Beach se asoció con los oficiales de policía de Miami Beach y realizó un abordaje del barco de 45 pies Live A Little. Había 10 personas a bordo, ocho eran pasajeros de pago y dos marineros sin credenciales. Se determinó que la embarcación era una embarcación de pasajeros pequeña ilegal cuando el fletador no tenía un contrato de fletamento firmado válido.»


Los propietarios y operadores de embarcaciones de pasajeros ilegales pueden enfrentar sanciones civiles máximas de: $ 60,000 o más por operaciones ilegales de pasajeros por alquiler. Los fletes que violen una orden de capitán de puerto pueden enfrentar más de $ 95,000.